miércoles, 27 de enero de 2016

Controla esa angustia, inútil

Imagen: Flickr
El mercado de las terapias alternativas está en auge desde hace algunos años. Donde la medicina convencional (o el maltrecho sistema sanitario público) no llega, aparece un método alternativo para aliviar nuestro malestar. Desde la homeopatía, hasta el mindfulness, pasando por un amplio surtido de variopintas terapias.

Sin entrar a juzgar cada una de ellas, si son un timo o funcionan, creo que lo verdaderamente importante es analizar el porqué de su existencia. ¿Qué nos ha llevado como sociedad a acudir cada vez más a este tipo de alternativas? ¿Por qué se está instalando entre la gente la creencia de que la medicina moderna no funciona siempre y que hay que buscar otros métodos?

Cuando un problema es sistémico, generalmente centramos nuestros esfuerzos en encontrar un remedio. El cáncer es una enfermedad social, un conjunto de circunstancias como la alimentación, la contaminación o el estrés, que combinados generan desequilibrios en nuestro organismo, y una acumulación de sustancias tóxicas, ante las cuales, nuestras células se rebelan. Es un grito de auxilio de nuestro cuerpo ante el ataque constante al que lo sometemos. ¿Podrá la medicina algún día encontrar una cura definitiva a esta enfermedad? Es posible, pero estamos de nuevo desviando la atención del foco principal, el origen. Solo un profundo cambio social y económico, que nos permitiera llevar otro tipo de vida, sin el consumo frenético del capitalismo, puede combatir este tipo de males de forma radical.

Lo mismo ocurre con la depresión, que se ve acentuada cada vez más por el ritmo de vida que llevamos, la presión de la publicidad y las crisis económicas inherentes a un sistema capitalista. Solo un cambio de sistema podrá solucionar estos problemas de raíz. Todo lo demás son parches para ir tirando, soluciones temporales o medidas para sobrevivir a un mal mientras generamos el siguiente.

Cuando no se quiere indagar en las causas de tantos males, porque eso implica un cambio de verdad, porque eso requiere valor por nuestra parte como sociedad, para asumir que estamos equivocados y que nos estamos destruyendo a nosotros mismos, acaban surgiendo todo tipo de mantras que culpabilizan al individuo de su situación. El clásico "hemos vivido por encima de nuestras posibilidades", con el que se lavan las manos los responsables de la actual crisis, es el más claro ejemplo, pero no el único, de como se divide al pueblo entre buenos y malos, los que han actuado bien y los que no, los que invirtieron bien sus ahorros y los que no. La única responsabilidad que existe es la individual, porque la comunidad no existe ya, no nos importa la humanidad como conjunto, sino nuestra propia libertad llevada al extremo más absurdo. Preferimos morir solos que vivir acompañados. De esta forma, el individuo aislado, alienado y deprimido, acaba asumiendo que el problema está en él, y que debe buscar una solución a toda costa para volver a la senda marcada, al camino del que salirse puede costarte la vida.

¿Quiere esto decir que no hay enfermos mentales, que todos los males son sociales? Ni mucho menos; siempre habrá enfermos que curar, personas que en cualquier entorno sufrirán trastornos que requieran un tratamiento, pero me da la impresión de que en este mundo loco que no da cabida a los que no encajan, no son todos los que están. ¿Cuántas personas excepcionales se habrá llevado por delante este sistema en su afán de globalizar hasta el pensamiento?

miércoles, 23 de septiembre de 2015

El trabajo de tus sueños

Imagen: Flickr
Hoy escuché esto en un vídeo motivacional: "¿Quieres ser mozo de almacén, cajera de supermercado o dependiente toda tu vida?". El vídeo animaba a luchar por tus sueños y convertirte en "cantante, escritor, deportista profesional, tener tu estudio de tatuaje o ser chef de tu propio restaurante". Muy bonito. Lo que no dicen en el vídeo es que, el chef de un restaurante, necesita personas que frieguen los platos; el cantante necesita personas que monten el escenario para sus conciertos; un futbolista profesional necesita que un conductor de autobuses lleve al equipo al estadio; un escritor necesita que un administrativo de una editorial gestione los datos de ventas de un libro. En definitiva, el mundo no lo mueven solo los chefs, escritores, deportistas, cantantes o tatuadores. El mundo necesita de millones de personas que con su trabajo, hagan que todo funcione. Es muy bonito eso de luchar por tus sueños, pero también hay quien "sueña" con tener una familia y tiempo para dedicarle, quien "sueña" con ayudar a su familia que lo está pasando mal económicamente, quien "sueña" con poder irse de vacaciones con sus hijos.

Soñar con ser deportista profesional o cantante, y luchar por ello, es totalmente lícito, pero despreciar otros "sueños" y otras profesiones que son las que al final te pueden permitir llegar a ser lo que sueñas, es una estupidez y una falta de respeto.



viernes, 20 de febrero de 2015

Magalomanía alemana

Nuremberg-Nazi_3067
Imagen: Flickr
Alemania sigue queriendo ejercer de poder supremo en Europa. No es el dinero lo que está en juego, es la supremacía de un modelo, es la credibilidad de un país y de un gobierno que llevan décadas jugando a padres de la Unión Europea. Porque, ¿qué pasaría si Grecia devolviera el dinero prestado aplicando unas políticas distintas a las que impone Alemania? ¿Cómo se justificaría entonces imponer dichas políticas en otros países?

De eso es de lo que se trata. El préstamo que Grecia solicita a la Unión Europea, viene rodeado de condiciones que van mucho más allá cómo se paga esa deuda. Son condiciones acerca del IVA o de las pensiones. Son condiciones que Alemania no puede imponer por la fuerza en Grecia porque de momento es un país soberano, pero que quiere imponer con el chantaje, porque permitir otras formas de hacer economía es un pecado para Merkel.

En España, los títeres del gobierno le siguen el juego a su amo y señor, mostrándose implacables, en su afán por desacreditar al gobierno de Syriza ante el auge de Podemos. Están acabando con la poca credibilidad que le va quedando a la Unión Europea, porque a la vista de las últimas negociaciones, más nos valdría a todos empezar a pensar en desligar nuestra economía y salir cuanto antes de esta trampa, no vaya a ser que mañana a Merkel se le antoje que Mallorca sea territorio alemán.

Viendo el panorama, creo que cuando lleguen las próximas elecciones en Alemania, deberíamos votar todos los europeos. Si van a gobernarnos, al menos que podamos elegirlos.

miércoles, 18 de febrero de 2015

Reforma del código penal

Ley
Imagen: Flickr
En la lucha contra la corrupción, se echa de menos que los partidos que legislan (PP y PSOE mayoritariamente) no planteen ninguna medida para endurecer las penas de forma que realmente sean medidas disuasorias. Una personas que roba dinero público, está robando a todos los españoles, está cometiendo más de 40 millones de robos, y dicho delito debería tener una consideración especial dentro de nuestra leyes (sobre todo a la vista del panorama actual).

¿Qué excusa se puede esgrimir para no aplicar este tipo de medidas, salvo que uno mismo tema por su propia situación (cosa que una persona honrada no debería hacer)?

Algo que he escuchado a distintas personas a lo largo de estos años, es que cualquier persona que robe dinero público debería permanecer en la cárcel hasta devolver el último céntimo. Creo que se podría especificar de la siguiente manera: cualquier persona que sea declarada culpable de robar dinero público (de cualquiera de las formas que se puede hacer, malversación, desvío de capitales, fraude fiscal, etc), debería permanecer en la cárcel de manera indefinida hasta devolver todo el dinero robado. A partir de ese momento, debería pagar una multa que suponga un porcentaje (50% por ejemplo) del dinero robado, y cumplir una pena de cárcel por el delito que empezaría a contar en ese instante.

Con las actuales leyes, robar dinero público es algo muy tentador, porque puedes solucionar tu vida y la de tus hijos con el riesgo de estar unos pocos años en la cárcel. Con una medida como la anterior, el riesgo se multiplica y haría que muchas personas se abstuviesen de cometer el delito. Seguirían existiendo delincuentes como en cualquier país del mundo, pero la delincuencia no estaría extendida entre tantos cargos públicos como ahora mismo.

Prisión permanente revisable

₪ EX-Carcel - Interior - B&W ₪
Imagen: Flickr
Con la reforma del código penal pactada entre PP y PSOE se ha abierto una brecha ideológica acerca de la prisión permanente revisable. Los que se autodenominan "de izquierda" se han lanzado a esgrimir discursos en contra de una medida que consideran un retroceso en derechos sociales.

Si me obligaran a definirme dentro de una ideología, cosa que ni me gusta ni me parece justo, diría que soy una persona "de izquierda". Digo que no me parece justo porque la intención de quien pregunta suele ser la de simplificar tus ideas y reducir tu forma de pensar a un concepto fácilmente asimilable y a la vez malinterpretable.

Siendo alguien que se considera de izquierda, creo que las leyes tienen que, por un lado, adaptarse a los tiempos en los que vivimos, en los que entre otras cosas, hay delitos que antes no existían (como los delitos informáticos), y por otro, ser justas. Ser justo no es tratar a todo el mundo de la misma forma, ser justo es tratar a cada cual como se merece.

Supongamos que una persona con un trastorno mental siente inclinación por matar, y se dedica a asesinar a todo el que puede. Es condenado a 30 años de cárcel, y al salir lo primero que hace es volver a matar. O el mismo caso con un pederasta que abusa de niños. Presuponer que la reinserción de una persona en la sociedad depende del tiempo que permanezca en la cárcel, o que cualquier persona puede reinsertarse, es obviar la naturaleza humana y la complejidad de personalidades y caracteres que esta engloba.

Pongamos otro ejemplo; un político corrupto que ha robado decenas de millones de euros de dinero público (dinero de todos nosotros) y es declarado culpable. ¿No debería estar una persona sensata a favor de que dicho político permanezca en la cárcel, al menos, hasta que devuelva todo el dinero? ¿No debería poder permanecer en la cárcel de forma indefinida si no lo hace?

A veces pienso que dejamos que una ideología se interponga ante nuestro sentido común, y acabamos repitiendo frases o mensajes que escuchamos o leemos sin entender de verdad lo que significan. Y en todo este debate ideológico, el PSOE se ha encargado de dejar muy clara su postura en contra de la prisión permanente revisable, punto que, seguramente, no será el más grave de los que se plantean dentro de esa reforma.

jueves, 3 de julio de 2014

Exclusivas

Imagen: Flickr
Vengo a traeros una serie de primicias que os van a dejar con el culo torcido:

1. ¡Pablo Iglesias no es 'Podemos'! Nuestro equipo de investigación ha confirmado que Pablo no es el único miembro de 'Podemos'. De hecho, ¡hay miles de personas más! Nuestras fuentes también nos confirman que Pablo no es el jefe supremo, el que toma las decisiones. En un arrebato de locura, se ve que decidieron someter a votación las decisiones importantes, y por si fuera poco, ¡el voto de Pablo vale lo mismo que los del resto!

2. ¡Pablo Iglesias no es perfecto! De hecho, sabemos de buena mano que tiene ideas erróneas e incluso una vez sacó un notable bajo en un examen. Adiós al mito del dios supremo de la política, ¡Pablo es humano! ¿Cómo piensan arreglar el país estos harapientos sin el liderazgo de un ser superior?

3. ¡'Podemos' tampoco es pefecto! Después de varias semanas de análisis del programa electoral de 'Podemos', nuestro equipo de politólogos, compuesto de varios guionistas de "Ana y los siete" y "Escenas de matrimonio", ha llegado a la conclusión de que varias de las medidas propuestas son irrealizables, y algunas contienen incluso faltas de ortografía. Además, nuestro experto en desacreditación y rumorología, calcula que una hipotética victoria de 'Podemos' en unas elecciones, supondría un daño para el país equivalente a la bomba atómica sobre Hiroshima, o al disco de rancheras de Bertín Osborne.

Como podéis ver, votar a 'Podemos' no va a traer nada bueno. Es mucho mejor seguir votando a los de siempre, que lo están haciendo de lujo. O mejor, no votéis, así las leyes que apruebe el partido en el gobierno, los recortes y las medidas que están empobreciendo más a los pobres, no os afectarán (todo el mundo sabe que al no votar, nada de lo que hagan los que gobiernan te afecta).

Vostros seguid criticando en los bares y poniendo mensajitos en el Facebook, que eso sí que sirve, así es como se arreglan las cosas de toda la vida. No me seáis modernos...

martes, 13 de mayo de 2014

Tú di que vas de mi parte

Imagen: Flickr

Los "amigos" están hundiendo el país. Existe una cultura del enchufismo en España que es tremendamente dañina. Nos indigna ver los miles de asesores de confianza trabajando para altos cargos públicos, porque son sus amigos; pero la mayoría de la gente aprovecha esa misma situación para conseguir un puesto de trabajo si tiene la oportunidad. Es muy español eso, ver la paja en el ojo ajeno.

Desde hace unos meses, las noticias sobre jóvenes altamente preparados que tienen que abandonar el país en busca de una oportunidad laboral, inundan los medios de comunicación. Jóvenes que posiblemente han dedicado sus años de estudios a prepararse al máximo para encontrar un puesto de trabajo cualificado. Menuda sorpresa cuando van a buscarlo y descubren que esos puestos ya están asignados para el "hijo de", el "cuñado de" o el "amigo de". Sale más a cuenta dedicar tus esfuerzos a tener una buena "red de contactos", que a esforzarte en ser un buen profesional.

Si la cosa continúa así, en unos años sólo quedarán en este país enchufados, dependientes de Inditex, empleados de McDonald y albañiles en paro trabajando en negro. Por supuesto, un "recomendado" puede ser buen trabajador, lo cortés no quita lo valiente. El problema es que una empresa debería buscar siempre tener los mejores empleados posibles, y los mejores se están yendo del país porque no encuentran quien les "recomiende".

P.D. Acabo de caer en que en unos años, para trabajar en Inditex o en McDonald habrá que conocer a alguien.

miércoles, 5 de febrero de 2014

Más vale malo conocido...

Imagen: Flickr
Si hay un refrán que me molesta es el que dice que "más vale malo conocido que bueno por conocer". Es de los más frustrante, es una declaración de la falta de espíritu crítico y del miedo al cambio. Y creo que es eso lo que mantiene esta situación tan terrible en nuestro país, donde la corrupción y el despotismo son ya algo aceptado por la mayoría como parte de nuestra idiosincrasia.

Creo que ese sentimiento de "virgencita, que me quede como estoy", es el que nos mantiene atados mientras nos llueven los golpes desde todas los estamentos del estado. Compararse con el vecino que está peor; agarrarse a un trabajo en el que se nos denigra constantemente porque peor se está en el paro. Todo muy humano y comprensible, porque es nuestro pan y el de nuestras familias el que nos jugamos. Y que complicado es a la misma vez, hacer ver a la gente que tanto o más depende nuestro sustento de lo que se hace en un parlamento.

Las encuestas de intención de voto vuelven a plantear el mismo panorama de siempre. Bipartidismo y apatía. ¿Qué pensará la gente ahora acerca de Podemos? Seguro que van a llover críticas individualizadas, centradas en algunas de las personas que forman parte del movimiento, o en aspectos muy concretos. Ya se sabe, más vale malo conocido...

¿Es un movimiento ciudadano como este la solución a los problemas del país? Eso no podemos saberlo. Lo que deberíamos tener claro ya es que seguir como estamos no es la solución. Seguir confiando en los mismos de siempre, dará los resultados de siempre. Cambiar de partido no cambiará nada. ¿Tiene Podemos una varita mágica para arreglar todos los problemas? Evidentemente no. ¿Son las medidas que plantean criticables? Seguro que sí, y seguro que miles de personas tienen cientos de argumentos para invalidar muchos de los planteamientos que hagan. Pero yo ya estoy cansado de equivocarme con los mismos, quiero equivocarme con algo nuevo, quiero cometer errores que modifiquen las cosas, no errores que hagan que las cosas sigan igual con el paso de los años.

¿Vamos a esperar a que un partido plantee un programa impecable, perfecto, eficiente 100%, totalmente alineado con nuestras ideas y con personas al frente que nos caigan bien, para empezar a cambiar las cosas? ¿Vamos a seguir votando a los de siempre porque "es lo que hay", ignorando que lo que hay, es mucho más?

Me gustaría pensar que a base de palos la gente aprende. Dejar que los demás elijan por ti va a afectar a tu vida diaria; la política no es un consejo de ministros, es lo que tus hijos aprenden en el colegio, son los días de vacaciones que tienes al año, es el precio del transporte público y de la vivienda. Todas esas cosas son la política, y mirar para otro lado no te exime de responsabilidad, porque todos participamos en el sistema, nos guste o no. Si no votas porque no te gusta la política, pero pagas impuestos, es como darle dinero a un niño de 8 años y dejarlo en una tienda de golosinas. Podemos culpar al niño de gastárselo todo, pero la responsabilidad es nuestra.

En esta falsa que es la democracia, lo único que nos queda es votar cada cuatro años. Una vez que das tu voto, barra libre para todos y a esperar otros cuatro años. Pero, ¿vamos a renunciar también a eso? ¿Vamos a desaprovechar el único resquicio que nos da el sistema para cambiar las cosas? ¿Tan complicado es pensar en una alternativa a los de siempre? ¿Tanto esfuerzo y sacrificio supone acudir un domingo a votar? Podemos echarnos a la calle, quejarnos con nuestros compañeros, apoyar una petición en Change.org, pero ¿no podemos dedicar un pequeño momento en nuestra vidas a intentar cambiar las cosas?