miércoles, 4 de julio de 2007

Custodia

Una juez de Manresa ha ejecutado la sentencia que le da la custodia de una niña de ocho años a su padre, para que supere la fobia que tiene hacia este, supuestamente causada por la influencia de su madre. Decisiones judiciales que van a influir en gran medida en el desarrollo personal de un ser humano. La responsabilidad de los padres pasa ahora a manos de la justicia, que tiene una difícil papeleta. ¿Qué es mejor para la niña? ¿Están los jueces suficientemente capacitados para tomar una decisión acerca de la vidad de unas personas que apenas conocen? Todo esto adquiere más transcendencia al estar hablando de una menor de edad, cuya educación es responsabilidad en menor medida de las autoridades y en mayor parte de sus padres. Una de las pocas libertades que tiene el ser humano, la de procrear, se convierte en una responsabilidad que sobrepasa la capacidad de muchas personas, y acaba siendo una condena para los hijos, que en muchos casos no superarán nunca los traumas causados en su infancia. La sociedad, en un enorme ejercicio de hipocresía, asume naturalmente el poder de decisión de las autoridades sobre la custodia de un niño, mientras que permite que cualquier persona pueda tener hijos, ya sea un asesino, un loco o un maltratador. Y sin embargo, ¿alguien puede decidir quién está capacitado y quién no?
Vía | El País

No hay comentarios: