lunes, 2 de julio de 2007

Trabajo en el infierno

Trabajo en una empresa privada que a su vez trabaja para la administración pública. Lo curioso de esta situación es que, mientras los empleados públicos tienen una jornada de 35 horas semanales, la propia administración le exige a las empresas que contrata, que sus empleados facturen 40 horas semanales mientras se encuentren trabajando en el cliente. Para poder cumplir esto, me he visto privado de la jornada intensiva de verano que mis compañeros si disfrutarán, y tengo que trabajar hasta las 20:00 horas, para recuperar las horas perdidas en los desplazamientos desde mi ciudad. Lo peor de esta situación es que, cuando llegan las 19:00 horas, el sistema de aire acondicionado se apaga automáticamente (algo extraño, teniendo en cuenta que los funcionarios se van a las 15:00), así que de 19:00 a 20:00, trabajo en el infierno.

No hay comentarios: