miércoles, 24 de octubre de 2007

Yo no soy tonto

Las inmobiliarias auguran una subida vertiginosa en el precio de la vivienda para 2009. Según sus cálculos, los mismos que decían que la venta de viviendas no se iba a estancar, el precio de la vivienda no va a bajar (algo que ya está sucediendo), y por contra, subirá como la espuma en 2009. Que le cuenten eso a las cientos de miles de personas que no pueden pagar una hipoteca. No se a quien pretenden engañar, pero al ciudadano de a pie no le cuadran las cuentas de ninguna forma. No es que la gente no quiera comprar un piso ahora, es que no puede. Supongo que esta nueva campaña va más dirigida a inversores, pero tampoco creo que sean tan inocentes como para creer que en tan solo dos años la situación va a dar un vuelco tan expectacular. El precio de la vivienda debe bajar, tiene que bajar, es inevitable, y no puede subir más, no se puede exprimir más a la gente.

Vía | El País

No hay comentarios: