jueves, 29 de mayo de 2008

Estados Unidos y las bombas de racimo

109 países de todo el mundo han firmado un acuerdo en Dublín por el que se comprometen a no usar, producir, vender o almacenar nunca más armas de fragmentación. Las bombas de racimo tienen dos defectos, uno es que matan, el segundo es que fallan mucho. Esto quiere decir, que de la cantidad de submunición que esparcen, entre un 5% y un 30% no explota inmediatamente, quedando enterrado o a la vista, y produciendo graves heridas a la población civil, sobre todo a niños. Los seis mayores productores de este tipo de armamento, Estados Unidos, China, Rusia, India, Pakistán e Israel, se han negado a firmar el acuerdo, amparándose en la legalidad de estas armas (que no la legitimidad). Básicamente prefieren ganar dinero antes que dejar de mutilar a inocentes.
Me parece muy bien el acuerdo que se ha firmado, y queda muy bonito ante los medios, todo un detalle por parte de 109 países, curiosamente los que menos beneficios económicos obtienen. Lo ideal sería que se firmaran acuerdos para el desarme progresivo de todos los países, pero siendo realistas, ¿por qué no se firman acuerdos para dejar de usar otro tipo de armamento que también mata a muchos civiles? ¿por qué se siguen lanzando misiles de forma indiscriminada contra todo tipo de edificios en cada guerra que se produce? Este acuerdo parece más una muestra de cara a la galería que un compromiso de verdad por un progresivo desarme.

No hay comentarios: