lunes, 19 de mayo de 2008

Perdidos: Los unos y los otros (II)

En el comienzo de la tercera temporada (no sigas leyendo si no has visto hasta el capítulo 3x13), Jack, Kate y Sawyer son prisioneros de los otros. Sawyer y Kate están en jaulas y son obligados a trabajar. Jack está encerrado aparte, y tratan de convencer de que opere a Ben (Henry) de un tumor. Jack se ofrece a operarlo a cambio de que liberen a Sawyer y Kate. Estos escapan en un barco que les proporciona la hija de Rousseau y Ben, Alex, pero Kate se siente culpable de dejar a Jack atrás. Antes de escapar, Kate y Sawyer se declaran mutuamente su amor, pero tras volver al campamento las cosas no van bien. Por otro lado, Locke ha decidido no pulsar más la tecla, tras encontrar otro bunker en el que un vídeo explicaba que todo era un experimento psicológico. Pero Eko está convencido de que si no pulsan la tecla, todos morirán, e intenta impedir que esto pase. Finalmente no la pulsan, toda la isla comienza a temblar y Desmond activa un dispositivo de emergencia. El bunker implosiona y desaparece. Después de esto, Desmond empieza a tener visiones de lo que va a pasar, como si ya lo hubiera vivido, y le salva la vida a Charlie varias veces. Cuando Charlie le pregunta como lo hace, vemos lo que ocurrió al activar el dispositivo de seguridad. Desmond aparece en el pasado, antes de emprender su viaje en barco y llegar a la isla, pero tiene constantemente ráfagas en las que ve imágenes de esta. Desmond tiene la sensación de haberlo vivido todo, y recuerda cosas que para él ya han pasado, pero que todavía no han ocurrido. Finalmente despierta en la isla, pero con la misma sensación y las visiones. No se sabe muy bien si está atrapado en un bucle temporal o todo es producto de su imaginación, pero se presenta una nueva teoría con viajes en el tiempo (para mí, uno de los mejores capítulos, el 3x08). Una vez en el campamento, Kate decide volver a buscar a Jack, para lo que pide ayuda a Rousseau. Locke y Sayid deciden acompañarlas y salen en búsqueda del campamento de los otros. A mitad de camino encuentran una base de comunicaciones vigilada por un soviético que al final resulta ser de los otros. Lo capturan como rehén y al llegar a un perímetro de seguridad, Locke lo lanza entre dos de los postes y acaba muriendo por una especie de shock. Consiguen superar el perímetro pasando por encima y al llegar a la urbanización donde viven los otros ven que Jack parece haberse unido a ellos, como si le hubieran lavado el cerebro. Finalmente entran a buscarlo de noche, sin Rousseau, que se va a buscar a su hija, pero Sayid y Kate son capturados. Locke consigue entrar en la habitación de Ben, que ahora va en silla de ruedas, y le obliga a indicarle donde esta el submarino con el que entran y salen de la isla. Este se lo indica y Locke lo vuela por los aires con explosivo que cogió en el centro de comunicaciones. Jack iba a marcharse en ese submarino tras haber llegado a un trato con Ben, pero ahora está atrapado de nuevo en la isla. El capítulo 3x13 acaba con Locke y Ben hablando amigablemente, y este último le cuenta que él es distinto, su relación con la isla es especial, y le pide que se una a ellos para que pueda enseñarle cosas que él no sabe. Vemos en un recuerdo como Locke se parte la columna tras ser empujado por su padre desde lo alto de un edificio, y tras esto, Ben abre una puerta en la que tienen encerrado al padre de Locke.

No hay comentarios: