jueves, 26 de junio de 2008

¿Igualdad o idioteces?

Hoy publicaban una noticia sobre la polémica que ha generado el proyecto de abrir una biblioteca de mujeres (que no para mujeres), proyecto que asume el instituto de la mujer, y que no es más que otra biblioteca temática (que hay muchas) que pasa a engrosar la lista. Me llama la atención esta controversia porque, puestos a debatir, hay otras cosas más criticables de los defensores de la igualdad de sexos (esta, en mi opinión, es elogiable en cualquier caso). La igualdad entre sexos no debe ser llevada nunca más allá que una igualdad de derechos, pero contemplando las diferencias que nos hacen ser hombres y mujeres, con lo bueno y lo malo que tenemos cada uno. No es coherente defender el derecho a parir sin dolo de un hombre, y sería ridículo que alguien defendiera esa postura. Igual de absurdo es usar la palabra "miembra", para referirse a un miembro de sexo femenino. Y mucho más grave, por la pérdida del tiempo que se le dedica a estupideces como esta y que se debería emplear en proyectos más importantes, y por la contaminación a la que se somete la lengua constantemente con este tipo de sandeces. Bastante cuesta hoy en día educar a los niños para que vengan a volverlos locos, distorsionando la gramática que se lleva usando durante siglos. Para los que no lo sepan, las palabras masculinas engloban al femenino, y las femeninas excluyen al masculino. Es una norma más de la gramática, como muchas otras, que podrá gustarnos más o menos, pero que no vamos a empezar a cuestionar a estas alturas. No cuestionamos por qué antes de b o p va una m, pero nadie escribe bonbero aunque suene igual.
Fuera aparte de cuestiones del lenguaje, existen notables diferencias morfológicas entre hombres y mujeres, suficientes para poder distinguir a un hombre de una mujer, lo que hace que inevitablemente no seamos iguales. Pretender ser iguales en todos, cuando nuestra naturaleza nos lo impide de forma inevitable, es perder el tiempo. A la señora ministra que se empeña en defender un cambio del lenguaje que no lleva a nada, mejor que dedique sus esfuerzos a equiparar los sueldos entre hombres y mujeres, que ahí tiene mucho trabajo y seguro que se lo agradecerán más.

No hay comentarios: