martes, 24 de junio de 2008

Lenguaje coloquial

Estoy leyendo un libro titulado "Defensa apasionada del idioma español", de Alex Grijelmo. Conforme avanzo voy descubriendo que comparto en gran parte su forma de pensar acerca del idioma y del lenguaje, e incluso descubro cosas que pensaba pero que no había nunca plasmado con palabras.
El lenguaje es algo infravalorado por la sociedad, que tiende a admirar más a grandes hombres de ciencias, que por lo general, descuidan mucho su prosa. Por muchos conocimientos técnicos que tengamos y muy inteligentes que seamos, si no somos capaces de transmitir la información a otra persona de forma que esta nos entienda sin problemas, estamos encerrados en nosotros mismos. Comunicar es tan importante como conocer. No sirve de nada desarrollar una vacuna contra el sida si no somos capaces de mostrarla y explicar su funcionamiento a la comunidad científica.
Pero la importancia del lenguaje va más allá de su uso externo. Más importante es el uso interno del mismo. Cuando pensamos, lo hacemos a través de palabras, vocablos que tienen un significado, que nos ayudan a formar ideas complejas a partir de conceptos más simples. La correcta comprensión de la gramática es la que permite elaborar pensamientos de forma exitosa, si no somos capaces de hablar bien, cómo vamos a pensar bien. Hablar bien no significa ser rimbombante, ni usar palabras cuyo significado la mayoría desconoce. Hablar bien es construir las frases correctamente, y manejar un vocabulario superior al de un niño de 4 años. Algo que parece tan sencillo y que no se cumple en la mayoría de la gente. Ellos prefieren usar el lenguaje coloquial, pero ni siquiera saben qué significa eso. Lenguaje de la calle lo llaman también, como si en la calle no se pudiera hablar bien.

No hay comentarios: