lunes, 7 de julio de 2008

Cada palo que aguante su vela

Se han celebrado recientemente los congresos nacionales de los dos (desafortunadamente) partidos mayoritarios de este país. Mientras que en el PSOE intentan remarcar su postura como partido de izquierdas, planteando temas como el aborto o la eutanasia, pero aplicando medidas nada progresistas como la ayuda de 400 euros, en el PP no paran de hablar de un "giro" al centro, de un partido mayoritario y moderado. Está claro que ser de derechas está mal visto, no es políticamente correcto. Solo instituciones desfasadas como la iglesia católica se muestran abiertamente en una posición claramente de derechas. Pero como ocurre con el racismo, que por muy mal visto que esté públicamente, hay muchísimos españoles muy racistas, de los que usan frases como, "yo no soy racista, pero los rumanos que se queden en su país", también hay muchos españoles de derechas, que quieren que se haga política de derechas, sin tapujos. No creo que el estilo Berlusconi sea lo mejor, pero sí lo más coherente. Ser de derechas es lo que tiene, se pertenece a una minoría, ya que lo lógico es que un trabajador sea de izquierdas, y en cualquier parte del mundo los trabajadores son mayoría (habría que ver como funcionaría una empresa con más jefes que empleados). A estas alturas ya no engañan a nadie, y no me imagino yo a un votante del PSOE votando al PP porque ahora son moderados de centro. El único camino de oposición que puede llevar al PP al éxito es el de la crítica y el desgaste, para así conseguir que los votantes de izquierdas (que son mayoría) no voten. La abstención, como siempre, es un voto a la derecha.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Tú no serás de derecha, no?

Nesta Vazquez dijo...

Como trabajador pobre que soy, y siendo coherente, soy de izquierdas.