lunes, 21 de julio de 2008

Las causas de la crisis

Creo que ya nadie discute que estamos en crisis. Ahora todos se centran en encontrar soluciones, medidas para salir de esta situación. Pero nadie se ha parado a pensar en lo más importante de todo, las causas de la crisis. Ya se sabe, más vale prevenir. Pero para prevenir, hay que saber el qué. Está muy bien que el gobierno se esfuerce en salir de la crisis, pero hay que evitar que vuelva a pasar lo mismo dentro de pocos años, y la única forma de hacerlo es entender por qué ha pasado esta vez.
Hay dos factores determinantes que son los que más afectan a la economía, el precio de la vivienda y el precio del petróleo. El primer caso es un ejemplo de que el libre mercado no es algo bueno en todos los casos. La vivienda, como bien de primera necesidad y gran inversión de una familia, jamás debería haber entrado en el mercado de renta libre. En este país de especuladores y chanchulleros, de pelotazos y estafas, era cuestión de tiempo que la gente comprara pisos para invertir, y ganar dinero de forma rápida y sin esfuerzo. El hecho de que familias trabajadoras de clase media se hayan hipotecado, para comprar una segunda vivienda y poder venderla luego más cara, y ahora se encuentren con que no pueden vender más caro, porque la gente no puede pagar esas cantidades, es la punta del iceberg de un mercado, que ha hecho ganar mucho dinero a personas que no tienen conocimientos empresariales ni de negocios. Vivir del cuento se ha convertido en el sueño español por excelencia, y así nos va.
En el caso del petróleo, mientras no se impulsen energías alternativas, seguiremos siendo dependientes de los países productores. Hace tiempo que se debería haber apostado fuerte por energías alternativas como la solar y la eólica (de sol y viento andamos sobrados), y no esperar a verle las orejas al lobo. Pero como siempre, nosotros en la retaguardia de Europa, viéndolas venir.

6 comentarios:

El Duque dijo...

"El primer caso es un ejemplo de que el libre mercado no es algo bueno en todos los casos. La vivienda, como bien de primera necesidad y gran inversión de una familia, jamás debería haber entrado en el mercado de renta libre."

Pues precisamente creo que lo primero que debe estar en el libre mercado es la vivienda. Y digo esto porque a mayor libertad, mayor ganancia para los usuarios (esto es: mayor número de opciones y bajada de precios). En España, el mercado inmobiliario está intervenido por el Estado hasta las trancas. Todo aquel que tiene un terreno no puede construir en él sin pasar por la administración de turno y pagar las preceptivas licencias (y comisiones). Ése y no otro es el problema, en mi opinión, del mercado de la vivienda. Si te das cuenta, quien decide si un suelo es urbanizable es el ayuntamiento. Se dan cientos de miles de casos de gente con terrenos rústicos que no los consiguen vender en años, hasta que llega el "hay-untamiento" y se lo compra por dos duros para, acto seguido, declararlo urbanizable y venderlo a precio de oro (además de las comisiones que exige por expedir las licencias). Los constructores, que no son tontos, suben el precio porque cada vez les cuesta más construir. Nadie trabaja para perder dinero.

Como ejemplo, te recomiendo este artículo, donde se ve el efecto que tiene liberalizar el suelo (se puede construir excepto en los lugares donde esté expresamente prohibido).

Saludos y ya te informaré de cómo termina mi tema iPhone/PS3!!

Nesta Vazquez dijo...

"[...] a mayor libertad, mayor ganancia para los usuarios (esto es: mayor número de opciones y bajada de precios) [...]"
Esto es cierto en prácticamente cualquier producto, excepto en la vivienda. Cuando un producto no es absolutamente necesario (un televisor de plasma, un reproductor mp3, un home cinema), la libertad de mercado hace que los precios bajen (si un lcd es muy caro, pues no me lo compro y punto), buscando al cliente, que no tiene necesidad de comprar, y que se esperará hasta conseguir el mejor precio por su producto. Si los televisores de plasma costaran 30.000 euros, casi nadie los compraría. El tema de la vivienda es totalmente diferente. La gente tiene que comprar una casa sí o sí, no tiene elección, y los que pueden permitirse el lujo de comprar una segunda (tercera/cuarta/etc) vivienda, pueden especular y subir los precios, por lo que la competencia deja de existir, ya que hasta hace poco, los pisos se vendían a precios desorbitados (cada vez más altos, no han bajado en muchísimos años) antés de empezar a construir.
Lo que ocurre es que toda situación tiene un límite, y la economía de las familias ya ha tocado techo, por lo que las viviendas ahora no se venden. Si los precios se mantienen mucho tiempo, se irán vendiendo poco a poco, hasta volver a la misma situación, pero nada de esto hubiera pasado si la vivienda hubiera sido siempre al 100% de protección oficial.
Saludos

El Duque dijo...

"nada de esto hubiera pasado si la vivienda hubiera sido siempre al 100% de protección oficial."

Claro, lo malo es que habría sido mucho peor. ¿Quién construiría las VPO? Las constructoras no, porque no quieren palmar pasta. Lo tendría que hacer el Estado, lo que implicaría subir los impuestos, lo que implicaría que acabarías pagando más de lo que te pueda costar ahora una vivienda.

"La gente tiene que comprar una casa sí o sí, no tiene elección, y los que pueden permitirse el lujo de comprar una segunda (tercera/cuarta/etc) vivienda, pueden especular y subir los precios, por lo que la competencia deja de existir"
El tema es que hay gente que tiene un terreno donde podría construirse una casa sin problemas, pero el ayuntamiento no le deja. Como te decía con el ejemplo de Bélgica, si yo tengo un terreno muerto de risa, puedo construir una casa y luego venderla al precio que considere oportuno. Esto implica que seré yo quien hable con la constructora para ver en qué condiciones lo hacemos. Es decir, la constructora no se deja el pastizal en el terreno, con lo que los costes para mí son menores y, por tanto, el coste de la casa lo acaba siendo.

Pero es que según el argumento de que el mercado de la vivienda debe estar intervenido, el Gobierno tendría que correr a salvar a Martinsa-Fadesa y demás constructoras que van a ir a la quiebra. Lo quwe yo digo es que no intervenga, pero para nada. Si las constructoras tienen que quebrar, que quiebren, como ocurre en cualquier mercado.

Nesta Vazquez dijo...

Las VPO siempre las han construido y las siguen construyendo las constructoras. El gobierno solo interviene en la fase de adjudicación, tanto de obras, como de viviendas, para asegurar (en la medida de lo posible) la transparencia del proceso. Se construyen cada vez más VPO que son las únicas que se están vendiendo, y el gobierno no se encarga de poner un solo ladrillo (en Dolmen por ejemplo, casi toda la vivienda que construyen es VPO, y no debe irles mal, porque siguen vendiendo pisos).
El tema de los terrenos es algo aparte. Si tienes un terreno y te quieres construir una vivienda, me parece bien que tengas la libertad de hacerlo (actualmente no existe), y de gastarte el dinero que quieras, pero para tu uso personal. Si quieres ponerla a la venta debería estar dentro de los márgenes que dicte la ley para la VPO. Es un problema que el motor de la economía de este país haya sido tanto tiempo la vivienda, hay que buscar alternativas para crecer económicamente.
El gobierno sólo debe intervenir en el precio de la vivienda. Si una constructora no es capaz de gestionar correctamente su negocio, ese es su problema. De hecho, si Martinsa-Fadesa hubiera invertido en construir una mayoría de viviendas de protección oficial, seguramente no tendría ese problema (Dolmen, por ejemplo).

El Duque dijo...

Mierda, había escrito una respuesta bastante larga y al darle a "publicar comentario" se me ha jodido la conexión.

Básicamente, lo que te decía es que ya sé que las VPO las hacen las constructoras, pero porque los ayuntamientos les obligan al venderles los terrenos. Es decir, les dejan construir, pero a cambio un porcentaje tiene que ser VPO y venderse a precio de coste. Y como con esas no ganan dinero, pues el resto las venden un poco más caras (de lo que ya tenían pensado)para obtener beneficio.

Todo esto lo digo desde mi desconfianza hacia los políticos. Porque tú y yo decimos estas cosas porque creemos que es lo mejor para la sociedad, pero ellos sólo buscan votos y, sobre todo, tenernos bien controlados y que no cuestionemos nada de lo que hacen.

Yo no tengo blogroll, pero te añado Google Reader para seguirte. Ah, y muy buenas tus fotos.

Twat Boy dijo...

Que un país como Alemania tenga más energía procedente del sol nos debe hacer pensar a todos que algo falla, cuando el sol en España debe ser algo más que un rancio reclamo turístico.
Lo de la vivienda ya lo has dicho tú, la vergüenza nacional, ya advertido desde hace tiempo por Bruselas.
Un saludo a todos!!