miércoles, 17 de septiembre de 2008

Mantener las tradiciones

Es muy común escuchar por cualquier pueblo de España una defensa a ultranza de sus tradiciones, por el simple hecho de ser lo que son, tradiciones. Ni se te ocurra criticar a quienes tiran una cabra desde lo alto de un campanario, es una tradición. No hables mal de quienes destrozan con lanzas un toro, es una tradición. Una corrida de toros no es tortura animal, es una tradición. La semana santa no es absurda, es una tradición. "Las tradiciones deben perdurar", que dicen muchos.

Hay otras tradiciones muy antiguas, que sin embargo no han perdurado en el tiempo, pero que debido a su carácter tradicional, deberíamos recuperar. Una tradición muy antigua era, por ejemplo, el derecho de pernada. Según esta tradición, el señor de un feudo podía mantener relaciones sexuales con cualquiera de sus siervas que fuera a casarse con un siervo.

También existen tradiciones antiguas, que perduran en el tiempo, pero en otras culturas, y que según los defensores de lo tradicional deberían continuar. Una de esas tradiciones es la ablación de clítoris. Otra bonita forma de perpetuar una costumbre ancestral.

No hay comentarios: