martes, 11 de noviembre de 2008

Cuando las cosas se hacen mal

Menudo correo que nos acaban de mandar desde el departamento de sistemas de mi empresa:

"Buenos días,

Como ya sabréis todos, desde hace unos meses acepté la responsabilidad del
departamento de sistemas, no para desempeñar las tareas de dicho
departamento, sino para llevar el control y la organización del mismo, ya
que es un departamento que ha estado un poco descontrolado.

Desde el primer día, he intentado mejorar vuestras herramientas de trabajo
(ampliación de memoria de las máquinas, monitores tft, etc……).

Mi objetivo es que tengamos unas herramientas óptimas para el trabajo, para
ello y mientras no haya presupuesto para comprar nuevas máquinas, se
realizará un estudio de uso de todas las máquinas (incluido servidores) de
la empresa, con el objetivo de aprovechar al 100% los recursos de los que
disponemos de manera lógica.

Dentro de la organización de este departamento, se van a implantar varias
medidas de control, para que las máquinas de trabajo sean para eso. No
permitiremos que una máquina esté sin espacio en el disco, por almacenar
fotos, vídeos, música, etc. Al igual que no permitiremos la instalación de
aplicaciones que no estén dentro del catálogo de aplicaciones aprobadas por
Dirección y Sistemas. Con esto evitaremos las típicas quejas, como que no
tiene espacio para restaurar una base de datos o que la máquina va muy
lenta...

Todas las medidas se irán comunicando, a la vez que se irán implantando.

Otro punto que quiero dejar claro y que me afecta a mí personalmente es el
siguiente, sistemas no tiene presupuesto para invertir en nuevas máquinas,
consumibles, hardware, etc., con lo que si me pedís algo que no tengo y
además no me autorizan para comprarlo, no tomarla conmigo y ahorraros algún
que otro comentario que en ocasiones es bastante molesto, por no decir otra
cosa.

[...]


Espero que todos colaboréis.

Muchas gracias y saludos."

Me he ahorrado una parte bastante más personal (personal para quien la escribe, no para mí). Yo uso un equipo que se calienta cada vez que depuro un proceso y que de un momento a otro saldrá ardiendo. Y ni siquiera es mi equipo, es un servidor que he tenido que reutilizar porque no tenemos más portátiles. Evidentemente el responsable del departamento de sistemas no tiene ninguna culpa de que se haya llegado a esta situación, pero es muy triste recibir este correo, es muy triste pensar que tu empresa no tiene dinero ni para comprar un ordenador (por menos de 300 euros se puede conseguir un equipo bastante bueno), por mucho que sea una situación que se va a resolver a corto plazo (al menos eso parece). Espero (deseo) que esta vez se hagan las cosas bien, que se gestione todo correctamente para no volver a pasar de más de 100 trabajadores a menos de 50 en menos de 2 años. De momento todavía tienen que ganarse la confianza de los empleados.

No hay comentarios: