viernes, 12 de diciembre de 2008

No es tan bonito

La democracia está sobrevalorada. No es que me parezca el peor sistema de gobierno posible, desde luego que hemos estado en situaciones mucho peores, y que se ha avanzado mucho en temas de derechos individuales y libertades. El problema es que para la mayoría de la gente hemos llegado al final del trayecto, hemos conseguido el sistema más justo y que proporciona un mayor estado de bienestar a la población, y hemos dejado de buscar, hemos dejado de evolucionar como sociedad, para hundirnos por completo en el capitalismo.
Yo no creo que el actual sistema sea el mejor, creo que se puede mejorar, de no ser así sería muy conformista. Creo que con los recursos actuales del planeta, un buen (mejor) método de explotación de los mismos, y el impulso necesario para tecnologías que mejoren el aprovechamiento de estos, se podría mejorar la calidad de vida media del mundo. Que millones de personas mueran de hambre en el mundo no es para estar orgullosos. Y quien me conoce sabe que no soy un defensor de grandes causas, prefiero luchar por las pequeñas cosas que afectan a quienes me rodean. Pero desde luego no me siento para nada identificado con la forma de vida de los países desarrollados. El problema es que, como ya cité una vez, los estúpidos están seguros de si mismos. Yo creo que hay ciertas personas que no están capacitadas para votar, pero se les permite. Creo que hay personas que no deberían tener hijos, pero se les permite. Sin embargo si un pederasta viola a un niño y su padre lo mata, este tendrá que ir a la cárcel. Por mucho que el sentido común esté por encima de la ley. Y ese es el problema de la democracia, que carece de sentido común (por cierto, que nombre más inadecuado).

Inspirado por este post.

2 comentarios:

Stultifer dijo...

Ni es tan bonito, ni es tan bueno ni es tan duradero. Es una forma más.

Banyuken.es dijo...

La democracia de los países occidentales es algo positivo. Las enormes desigualdades entre países, no. Tarea ardua para la humanidad la de repartir. Demasiado, está demostrado.