miércoles, 10 de diciembre de 2008

Nueva pared

Gracias a las obras de restauración de mi edificio, tienen que quitarme un pedazo de una habitación, levantando un muro. Esta mañana han estado los obreros en mi casa, y en un rato tenían el muro terminado. Ya solo les falta enfoscarlo por completo. Así está ahora la habitación:
























Finalmente no ha sido tanta superficie como pensaba, dentro de poco ni lo notaré.

3 comentarios:

n.vázquez dijo...

No ha sido tanto. Por eso hay que tomarse las cosas con filosofía y no cabrearse antes de tiempo. ¿Conoces el chiste del tío que se le pincha una rueda y no tiene gato para cambiar la rueda?

Nesta Vazquez dijo...

No se cual es, cuéntamelo.

Stultifer dijo...

Desde agosto tengo en casa una escalera (Qué casualidad) de los albañiles que aún tienen que venir a buscar. Se está convirtiendo en objeto de decoración. Si en unas horas no se han presentado en tu casa te recomiendo que tú mismo acabes de enfoscar.

Y sabes lo que te digo: Que te metas el gato donde te quepa.