domingo, 28 de diciembre de 2008

Planes inesperados

Estas navidades mi novia y yo estamos pasándolas entre nuestro piso y una parcela de los amigos de unos amigos. No los conocíamos de nada antes, la primera vez que los hemos visto ha sido allí, en una casa de una urbanización a las afueras. A mi no me apetecía demasiado en un principio, sin saber como iban a ser o si me iban a caer mal, además a mi me cuesta socializar y sentirme cómodo en un grupo de personas con las que no tengo confianza. Pero cada vez me sorprendo más a mi mismo con la facilidad que estoy adquiriendo para integrarme en un nuevo grupo. Las personas que hemos conocidos me han caído muy bien, y nos han dado mucha confianza desde un principio, pero antes, en esas circunstancias, yo me sentía muy incómodo, como si me estuvieran observando con lupa. Ahora eso ya no me pasa, puedo relajarme e incluso reírme de mí mismo, y pasármelo bien. Es curioso como una idea que no me convencía para nada en un principio, se ha convertido en un estupendo plan. Va a ser verdad eso que dicen que, mientras menos planes hagas, mejor salen las cosas.

1 comentario:

Banyuken.es dijo...

Son rachas. No cabe duda de que hay gente que parece que está hecha para socializar, y a los demás nos cuesta más. Pero si tú estás bien contigo mismo, normalmente te integras en cualquier grupo sin problemas.