jueves, 25 de diciembre de 2008

Publicidad en mi blog

Cuando empecé con este blog no sabía muy bien lo que hacía, solo que quería tener un sitio en Internet para poner lo que me diera la gana. Nunca pensé en vivir de esto, como algunos han conseguido, pero se me ocurrió que un poco de publicidad no sería ninguna molestia ni coste para mí, y que todo lo que ganara sería bienvenido. Poco a poco fui añadiendo más y más publicidad, de Adsense y otros servicios. Con un poco de esfuerzo y de suerte conseguí durante unos días que muchas visitas pincharan en los anuncios que había colocado. Mi cuenta de Adsense llegó hasta los 30 dolares, pero me había costado más de lo que yo quería. No me gustaba tener que hacer un esfuerzo extra aparte del de escribir para conseguir visitas que pincharan en la publicidad. Así que dejé de esforzarme, y mi cuenta de Adsense dejó de crecer de la noche a la mañana. Un día me di cuenta de que tenía demasiada publicidad por la que no obtenía nada y que afeaba mucho el blog, así que decidí quitarla y rediseñarlo un poco. Mi primera idea era quitarla por completo, pero cuando entré en mi cuenta de Adsense, vi los treintaypico dólares que tenía acumulados, y que no podía cobrar (ya que solo se hacen pagos de 100 dólares) y me jodió un poco perder ese dinero, aunque nunca hubiese sido mío. Entonces decidí dejar sólo los anuncios que aparecen entre las entradas, con una estética lo más parecida posible y que no dañara a la vista (como algunos que había antes). Actualmente tengo acumulados 33,98 dólares en Adsense, en cuanto llegue a los 100 dólares y pueda cobrarlos quitaré lo que queda de publicidad, así que si a alguien le molestan mucho esos restos, solo tiene que ir pinchando en ellos hasta que mi cuenta alcance la mágica cifra que me permita desligarme por completo de este servicio.

Recapacitando un poco sobre la publicidad, y sobre por qué generaba tan pocos ingresos, me di cuenta de que muchos de los usuarios que entran en un blog, son personas que tienen su propio blog, o sea, personas como yo, de los que (casi) nunca pinchamos en un anuncio. Los lectores habituales de blogs no suelen prestar atención a la publicidad, pero siguen siendo un público a tener en cuenta. Tal y como están montados actualmente los sistemas de publicidad en Internet, estos usuarios están siendo olvidados por muchas compañías. No ocurre lo mismo en los medios de comunicación clásicos, como la prensa, la televisión o las revistas, donde el usuario no tiene que hacer click en el anuncio, simplemente lo ve, o lo oye (que no es lo mismo que lo mira o lo escucha), y en función del número de personas que lo hacen (los todopoderosos índices de audiencia), la compañía anunciante paga un precio fijo al medio en el que se publica. Internet se ha convertido en un medio de masas en el que los usuarios invierten más tiempo que en otros medios clásicos, como la radio o la prensa, sin embargo no abunda la publicidad de imagen, la que crea un prestigio para una marca, en la que no hay que hacer nada, solo verla, para que a la hora de comprar un producto te suene el nombre y no pienses, "esto tiene que ser malo, es de la marca La Cabra" (famosa marca ya, que algún avispado empresario podría aprovechar). El día en que me paguen por poner un anuncio, aunque nadie pinche en él, basándose en el número de visitas y el PageRank, entonces estoy dispuesto a venderme (siempre que sea una cantidad atractiva como para ensuciar mi blog). Mientras tanto, podéis ir pinchando en los anuncios de Adsense para libraros de ellos de una vez por todas.

No hay comentarios: