martes, 13 de enero de 2009

La importancia de hablar (y escribir) bien

Leyendo una entrada del blog "Péinate que viene gente" me di cuenta de lo importante que es hablar y escribir correctamente. Pero no sólo eso, hay que mantener la unidad de la lengua. No podemos desvirtuar a nuestro antojo el castellano, añadiendo lo que nos apetezca, usando cualquier extranjerismo para parecer más sofisticados. Y no lo digo precisamente por esa entrada, sino por las diferencias que se van creando entre el castellano que se habla en España y el que se habla en Sudamérica. Por muchas vueltas que le di no pude entender esta frase:

"El que clavó un pico con vertedor de agua en los locales es un visionario; el que ideó la mugre del tacho de basura con tapa rebatible, un improvisado."

Se suponía que en Argentina hablaban el mismo idioma que en España. No tengo muy claro si no entiendo algunas palabras porque aquí se perdieron o porque allí se añadieron, pero en algún momento alguien se equivocó.

24 comentarios:

acoolgirl dijo...

Imagino que se van añadiendo... poco a poco y se quedan en ese lugar... de ahí que, hablando el mismo idioma, no lleguemos a entenderlo del todo.

Un besooo

Janton dijo...

Es lo que dicen de ingleses y norteamericanos, dos naciones separadas por una misma lengua.

La verdad es que no estoy muy de acuerdo con tu idea de mantener una supuesta "pureza" del idioma. Una lengua es algo vivo que está en contínua evolución, si no aún hablaríamos todos como en el Poema de Mío Cid.

Es inevitable añadir palabras nuevas para nuevas realidades, o aplicar a esas nuevas realidades palabras que antes significaban otra cosa (Un "coche" fué un remolque tirado por caballos más pequeño que una carroza hasta hace cien años)

Es también inevitable que surjan formas localistas de decir las cosas, que solo se entienden en un contexto geográfico muy concreto. Eso pasa sin salir de España, en mi patria chica leonesa se usan palabras en sentidos muy diversos a como se usan esas palabras en Barcelona (Prestar por gustar, morder por besar, etc.), pero es que viví un tiempo en Canarias y allí directamente los localismos superan la norma...

No creo como tú que esto sea algo malo per se, como tampoco creo que se pueda hacer nada por frenar el fenómeno. Puedes normativizar la lengua y la gramática todo lo que quieras (Que ya lo hace la Real Academia), pero no obligar a la gente a hablar de determinada forma si no quiere. Pues menudos somos los españoles para las jergas, germanías y jerigonzas...

Nesta Vazquez dijo...

@Janton, o no me he expresado bien, o es que no lo has entendido bien. Mantener la unidad de la lengua no significa no añadir ni cambiar nada. Cuando digo que no se añada cualquier extranjerismo me refiero que no se haga para palabras que ya existen, y por puro capricho. Claro que la lengua evoluciona, y debe evolucionar desde el pueblo, con la forma de hablar de la gente de la calle. Precisamente las personas que escriben son las que debería mantener una cierta rigidez, pero no para hablar como en el Poema del Mio Cid, sino para que dentro de 100 años cualquiera pueda entender ese libro. No se trata de no evolucionar, sino de saber como hacerlo, manteniendo la esencia del lenguaje.
Quizás el ejemplo que he puesto me ha jugado una mala pasada, pero lo he usado para hablar del tema más que como ejemplo.
Sobre las formas localistas, están muy bien, y me parece incluso que deberían estar documentadas, son una forma de cultura, pero cuando se transmite algo al público hispanohablante en general, hay que saber comunicarse de forma correcta.

Tercera Opinión dijo...

Creo que hay que mantener un equilibrio entre todo. Por una parte intentar utilizar lo que tenemos e intentar mantener una reglas basadas en diccionarios comunes.

Evidentemente, es inevitable que en cada región, país, comarca, se generen nuevas palabras fuera del diccionario.

Un tema interesante éste.

Un saludo.

-----------
http://www.terceraopinion.net

Pau dijo...

Lógicamente, yo entendí la frase. Y creo que es normal que cada pueblo tenga su forma de expresarse y sus propios términos.

Yo trabajo con españoles y muchas veces no entiendo lo que me quieren decir, simplemente por una cuestión de formas, acentos, y términos. No es tan terrible. Finalmente, terminamos entendiéndonos de alguna forma.

No se puede evitar que el lenguaje se adapte y cambie. Al fin y al cabo, estamos hablando de lenguas vivas, no de lenguas muertas.

Saludos!

Poyo dijo...

Me parece que estas un poquito malcriado.
Cuesta lo mismo, que ustedes digan boludo en vez de gilipollas, a que lo hagamos nosotros. Que digan pico en vez de grifo a que nosotros hagamos la inversa.
Repito, me parece que estan malacostumbrados a estar en el primer mundo.

Yo cada vez que bajo una pelicula por P2P esta en español de españa. Cada vez que leo una traduccion, esta en español de españa. Y nunca me quejo, hasta me acostumbre.
Esta bien que alla se hagan las traducciones, que alla todo lo que quieran. Pero que se piensen que por eso tienen derecho a decirnos como hablar, OLVIDATE MEN, REVISA UN POQUITO TUS IDEAS QUE ME PARECE QUE ESTAS BASTANTE MALACOSTUMBRADO Y ENCIMA TE CREES CAPO.

Nesta dijo...

@Poyo, gran respuesta la tuya, si señor.

En primer lugar, en ningún momento (leete de nuevo el post) he dicho que todos tengamos que hablar como en España, yo hablo de la unidad del lenguaje, y eso no significa que en sudamérica no se puedan usar esos términos, significa que esos términos deberían ser enseñados en otras partes donde se habla español. Lo que digo es que las instituciones deberían mantener la undida del idioma, no que para hacerlo tengamos todos que hablar como si fueramos de Valladolid.

Te aseguro que no estoy nada malcriado, pero no me conoces y podrías no creerme, no te culpo.

Fdo: El gran Capo.

Anónimo dijo...

LLegué a leer esto por un post de Peinate que viene gente.
Como contrapartida a tu idea (de escribir de manera que nos entendamos, sin usar localismos, etc) te cuento que si te escucho decir "voy a cojer al perro" yo, en Argentina, me imagino una escena de zoofília.

Dayana dijo...

Vengo desde el link de Peinate (no, no es Péinate, es Peináte!) y me llama la atención tu poco conocimiento de la lengua española.

Deberías saber que en más de 500 años los americanos de los Andes, de la selva, del desierto, de la pampa, del Atlántico, del Pacífico... nos robamos su idioma y lo hicimos nuestro.

En latinoamérica se habla lengua viva y mestiza, mal que le pese a los puristas.

Y como dijo Neruda "Se llevaron el oro y nos dejaron las palabras".

Ah! por cierto, y si te interesa el dato: el portugués de Brasil es un mixtura entre idiomas africanos, indígenas y portugués que dió origen a 10.000 vocablos nuevos. Y no veo que eso sea ningún pecado, ni que los brasileros se rasguen las vestiduras por eso.

Nesta dijo...

@Anónimo, no digo que debamos escribir sin usar localismos, en el post pone claramente que, "no lo digo precisamente por esa entrada".

@Dayana, lee mi comentario anterior.

Fede dijo...

Hacete un curso de esperanto y dejate de hinchar las bolas!

Nesta dijo...

Eso Fede, hacete, eso si que es dominio de la lengua...

Fede dijo...

Lo interesante del lenguaje es que permite la posibilidad de expresar algo. Dominar el lenguaje no significa apegarse a las reglas sino tener la capacidad de expresar, de la mejor forma, lo que uno quiere. En ese caso los localismos y las diferentes formas de conjugar los verbos propias de cada región funcionan a modo de herramienta. De todas formas para la real academia vale tanto hacete como hazte. Saludos, burrito ibérico.

Nesta dijo...

En cualquier caso, haz un curso, no hazte, amigo burrito.

Fede dijo...

A ver... En el caso de los verbos reflexivos (aquellos en que el sujeto de la oración lleva a cabo la acción del verbo y a la vez recibe la misma acción)uno tiene la posibilidad, en el modo imperativo, de agregar al final la parte pronominal. Ejemplos: peinate, callate, etc. El verbo hacer es reflexivo. Me parece que no la tenés muy clara con el castellano.

Anónimo dijo...

Touchè

Anónimo dijo...

Niceeeeeeeeeeeee Fede para que no queden dudas digamos .... y si el lenguaje no se modifica,cambia,muta y crece entonces no sirve por que si no hablariamos todos monotamente igual como el codigo binario 0100100111 .... y no es la idea ...es exactamente esas palabritas o acentos lo que le ponen la gracia o el picante para volverlo mucho mas interesante

Nesta dijo...

Tenéis un interesante cacao mental, digno de estudio. No voy a ir a buscaros para daros lecciones de nada, pero si entráis aquí no me queda más remedio que aconsejaros que visitéis a un especialista, no vaya a ser muy grave la cosa.

Fede dijo...

Bueno, hagamos una cosa: yo voy al psicólogo y vos volvés al colegio. Que te parece?

Nesta dijo...

Cuando dije especialista no pensaba en un psicólogo en concreto, pero veo que vas asumiendo tu problema, eso es bueno. Creo que el diagnóstico es transtorno obsesivo-compulsivo, no puedes olvidarte de este blog y tienes que entrar una y otra vez a seguir escribiendo estupideces, pero no te preocupes, que eso tiene cura. Un saludo amigo, y ánimo con la recuperación.

Camilo dijo...

Creo que es una pérdida de tiempo intentar demorar lo inevitable.
Los idiomas mutan conforme al lugar donde se utilizan.
¿Son por ello menos puros? tal vez si, en el sentido estático de la palabra, pero no por ello incorrectos o cuestionables.

Lo dice un cordooobé que disfruta de la literatura.

Saludos,

Belén dijo...

Uy, querido/a, ¿cuál es el problema? El idioma, en definitiva, ¿no es una herramienta para la comunicación? Si me entendés, ¿por qué te ponés tan sensible si no uso las mismas palabras que vos?

Veamos un ejemplo grosero pero muy cierto. Vos decís "follar" y yo "coger". ¿Cuál denomina exactamente al acto sexual? Las dos, ninguna, una de las dos. No importa. Yo me juego la cabeza que si te digo "COGEME YA!" vos vas a entender perfectamente que no me tenés que agarrar...solamente...

Nesta dijo...

@Belén, te aseguro que no me pongo nada sensible, para mí esto no deja de tener la importancia que tiene algo que escribe un personaje anónimo en un blog que no lee apenas nadie. Creo que se ponen más sensibles algunas personas con sus comentarios (no lo digo por ti), lo que yo escribo no deja de ser mi opinión, una observación que puede ser más o menos acertada, o estar mejor o peor expresada, pero que no tiene ninguna trascendencia.

A ti te entendí perfectamente, pero hay cosas que no entiendo, y te aseguro que si yo escribiera con localismos, la mitad de la gente no entendería nada. No es una crítica, es una opinión, que a la hora de escribir me parece interesante poder llegar al mayor número de gente posible, pero cada cual hace en su casa lo que quiere, de eso no hay duda.

Por favor, que nadie se ofenda.

Pablo Reyes dijo...

Este tema me parece realmente interesante, el título esta un poco fuera de la tónica, más que hablar y escribir bien, es más ver que el uso de las palabras debe permitir el entendimiento o interpretación en pleno de acuerdo al contexto original (no me refiero a lo antiguo) y en cooncordancia con Nesta, no cambiar el significado, no agregar al idioma palabras inventadas para dar nombre a cosas que ya tienen muchos nombres, podriamos buscar frases nuevas que para entenderlas muchos tendrán que consultar obligados por estas tendencias, creo que una lengua es viva porque se usa y no por eso tenga que sufrir metamorfosis constante que van dejando en la muerte parte del mismo idioma, llegando a ser ya hoy una especie de lengua semi-muerta ya que muchas palabras han dejado de usarse y lo peor es que muchas cosas han dejado de tener nombre porque se las han adoptado a otras cosas, lo que hace más complicado interpretar fielmente una frase siendo que son muchos los orígenes de estas metamorfosis lingüística. Me causo curiosidad el "Cacao mental" porque me sonó a locura aún sabiendo que Cacao es un fruto para sacar chocolate y entonces podría interpretar como esquicités mental. Hay razón al decir "es muy complicado ese odioma".