viernes, 27 de marzo de 2009

Aprendiendo a ser persona (XIII)

La coherencia.

Uno de los mayores defectos de esta sociedad es la falta de coherencia. Cualquiera es capaz de enumerar una lista con sus principios, de diferenciar el bien del mal, de ver la paja en el ojo ajeno; pero a la hora de actuar se va todo a la mierda, y nos olvidamos por completo de cualquier concepto moral que nos impida alcanzar nuestros objetivos de la forma más rápida.

Si todos fuéramos coherentes con lo que pensamos, todo sería mucho más sencillo.

2 comentarios:

antonio dijo...

Nosotros focalizamos nuestros objetivos en intereses y el problema, según lo veo en que los intereses ,a dia de hoy, no importa demasiado que sean coherentes. A veces no tienes ni siquiera opción para elegir, las menos , es cierto.

Nesta Vazquez dijo...

@antonio, es que es muy difícil ser coherente (no comprar ropa de marca, no comer en ciertas cadenas de restaurantes, etc)