jueves, 12 de marzo de 2009

Soberanía

Sudán ordenó expulsar a diez ONG tras la orden de detención emitida por la Corte Penal Internacional contra su presidente.

Si el presidente de un país está acusado de crímenes contra la humanidad, parece lógico pensar que lo correcto es que las instituciones internacionales intervengan. Aquí en España hubo un señor que cometió muchos crímenes, y no intervino nadie. No habría estado mal que alguien hubiera venido a echarlo y devolvernos lo que nos quitó. Pero la intervención externa conlleva ciertas contradicciones con la soberanía de un país. ¿Hasta qué punto está justificado que un organismo externo intervenga en la política de un país, aplicando leyes internacionales que podrían incluso contradecir a las propias leyes nacionales? Y lo que es más importante, ¿quién decide en qué casos actuar y en cuales no?

Durante la historia moderna, muchos dictadores han permanecido en el cargo con la permisividad de los organismos internacionales existentes. Otros sin embargo han sido considerados los malos malísimos del mundo mundial, y ha sido totalmente necesaria la intervención para salvar a la humanidad.

Los organismos internacionales también podrían haber ordenado la detención de George W. Bush. Sobre todo porque sus crímenes fueron cometidos en otros países, pero aplicando precisamente esa premisa de intervenir en el extranjero. Quizás este sea el hecho diferenciador que habría que tener en cuenta. Si los presuntos delitos se cometen dentro de las fronteras de un país, que sean las autoridades locales las que los juzguen.

¿En qué casos estaría justificada una intervención externa?

9 comentarios:

mortiziia dijo...

En qué casos estaría justificada queda a merced de tu juicio personal. En qué casos está justificada (intervenciones respaldadas por el derecho internacional) puedes consultarlo en el jugoso librito de Esther Balbé, Relaciones Internacionales de la editorial Tecnos, última edición de 2007, además de quienes deciden la intervención, quiénes pueden impedir la intervención y demás.

Son temas extremadamente complicados; yo estoy bastante de acuerdo con tu negrita si sustituimos «juzgar» por «resolver los problemas». A la hora de juzgar los delitos, cuando el interés de más de una nacionalidad está en juego, es posible que el individuo o individuos agresores pertenezcan a un país con un sistema judicial nulo o nulo a efectos de derecho internacional. Es por eso que hubo que crear el Tribunal Penal Internacional para Ruanda, por ejemplo; son tribunales que solamente existen temporalmente, mientras haya causas pendientes, y que vienen a sustituir las deficiencias o parcialidades de un tribunal nacional en delitos que afectan a varias nacionalidades (explicación a perogrullo).

Nesta Vazquez dijo...

@mortiziia, para mi justificado no significa que esté dentro de un marco legal determinado. Hay leyes justas y otras que no. Yo hablo desde el sentido común y mi idea de lo que está bien o mal. Es mi opinión subjetiva, y no está para nada supeditada a lo que diga un trozo de papel, que a saber quien lo ha redactado y con que intenciones.

Sobre el Tribunal Internacional para Ruanda, las naciones unidas debieron intervenir incluso antes, además no es una intervención extrema como lo puede ser por ejemplo la invasión de Irak.

mortiziia dijo...

Precisamente por eso queda a merced de tu juicio personal. Con respecto a Ruanda y las intervenciones, por desgracia hay una diferencia entre países: mientras exista el derecho de veto, por una parte, y mientras haya países que decidan pasárselo por el forro cuando les toca directamente a sus intereses, las intervenciones o no se producirán, o se producirán a destiempo, o se producirán ilegalmente.

Para mí por ejemplo es preferible una intervención legal, como la de Ruanda, que una ilegal, como la de la OTAN en Kosovo o la de Estados Unidos en Iraq.

mortiziia dijo...

(Offtopic: ¡me encanta el tema del blog! Le da un aspecto mucho más «limpio», más Wordpress que otros blogger).

Nesta Vazquez dijo...

@mortiziia, totalmente de acuerdo con lo de las intervenciones legales e ilegales.

antonio dijo...

En la practica las intervenciones se saltan las leyes internacionales o se aprovechan de los vacios legales para justificar lo injustificable.La esperanza de vida de los dictadores es mucho mayor que la de los represaliados. Si no se cumple la ley , que por menos haya un poco sentido común. Lo demás son intereses de unos y de otros.
Considero que son bastante sensatos, Noruega, Suecia: tienen recursos,poca población, los reparten y también multinacionales con cierto control. Esto le da prestigio internacional y argumento de autoridad en los foros internacionales.
Pero tienen mucho frio y sin sol me costaría mucho vivir allí.

acoolgirl dijo...

Sinceramente, no tengo demasiada idea de política… Pero tras leerte, tengo la sensación de que, muchas cosas, podrían ir mejor si alguien “controlara” a los que controlan los países.

Un besoteee

n.vázquez dijo...

Proudhon, Kropotkin o Bakunin lo tenían bien claro. Para ellos, filósofos y pensadores anarquistas (o acratas,o libertarios, como los quieras llamar), su patria es el mundo y nadie tiene prevalencia de derechos sobre un trozo de tierra de nuestro planeta por el hecho de haber nacido alli, haberla "conquistado" o haberla "heredado". La tierra, a pesar de su división artificial en países, es un patrimonio universal de la humanidad, y lo legítimo (otra cosa es lo legal), sería intervenir conjuntamente allá donde se cometa una injusticia a criterio del conjunto de la humanidad. Así, desde esta perspectiva, habría argumentos más que sólidos para intervenir en U.S.A. y juzgar en una Corte Internacional a la mayoría de presidentes de Norteamerica; porponer un ejmplo y para empezar.Lo de la ONU es un puro teatro.

Nesta Vazquez dijo...

Evidentemente, en mi opinión lo que falla es el sistema. Pero mientras no podamos cambiarlo, habrá que intentar mejorarlo.