martes, 21 de abril de 2009

El nuevo

Hace unos días entraron dos becarios en mi empresa. Están terminando un ciclo formativo y estas son sus prácticas (no remuneradas). La intención es contratarlos, al menos a uno, porque pronto comenzaremos con varios proyectos importantes.

Ayer instalamos en sus equipos ePop, una aplicación de mensajería para redes internas. Esta tarde cuando he llegado a la empresa, un compañero que se estaba riendo me ha avisado para que fuera a su ordenador a ver una cosa. Resulta que uno de ellos le envío un mensaje al otro, pero por equivocación, el mensaje le llegó también a mi compañero. Ponía algo así como que hoy, me he adelantado yo a la hora de salir al mediodía, logrando la pole position. Están pendientes de quien sale primero, supongo que calibrando un poco como va la cosa de los horarios, y que flexibilidad hay. Aunque hasta que no vengan mañana y tarde no podrán verlo, ya que es por la tarde cuando la gente se queda más o menos tiempo extra.

Yo llevo bastante tiempo saliendo casi siempre de los primeros, por la mañana y por la tarde. Mi trabajo lo termino a su hora, y no necesito echar horas extras por norma, solo en contadas excepciones. Además, con el tiempo te vas ganando una seguridad que te permite tener una postura fuerte frente a la empresa. Al leer el mensaje me he acordado de cuando entré en este trabajo, como fueron mis primeros días, y la inseguridad que produce ser el nuevo. Así que creo que no voy a ser muy duro con las bromas mañana. Eso sí, a partir de ahora lucharé por lograr siempre la pole.

7 comentarios:

Aloisius dijo...

Cuanto me alegro de picar a la entrada y a la salida. Si haces tus 40 horas a la semana, qué más le da a nadie si entras pronto o sales tarde?

Yo dijo...

Muy acertado tu comentario en el post sobre Venecia Lonis en 40ecos. Recuerdo una viñeta de El Roto en El País. Una patera que va hacia España se cruza con un barco de pasajeros en alta mar y alguien les grita: “No vayáis, que hay crisis”. “¿Crisis? ¡Sabréis vosotros lo que es crisis!”, responden desde la patera. Touché! “¿Comparado con quién?”, replicaba Groucho Marx a la pregunta de cortesía “¿Qué tal está?”...

Saludos para ti y tod@s quienes te leen.

Banyuken.es dijo...

Estás hecho un Alonso. Yo también salgo más bien pronto, no me gusta quedarme hasta tarde por figurar, y normalmente también me da tiempo a hacer mi trabajo en un horario normal.

Nebulina dijo...

Lucha lucha!

Nesta dijo...

@Aloisius, mientras trabajaba en el cliente (que es una administración pública), fichábamos hasta alcanzar las 40 horas. Algunos días a final de mes me pude ir antes de las 18:00.

@Tú, gracias y saludos.

@Banyuken, esa es la clave, mucha gente se queda, pero no está trabajando, sino haciendo el papel.

@Nebulina, ahí estamos.

antonio dijo...

Sana costumbre para ganarse el respeto. No llegar tarde ni salir tarde, excepciones escasisimas aparte.

Marc Vidal dijo...

Jejeje, cuando llega gente nueva tu te vuelves "Old School" !ventajas de llegar antes!. Es al reves que con la familia donde los hermanos mayores son los que más pringan.