miércoles, 15 de abril de 2009

Elecciones

A veces la vida te plantea situaciones en las que tienes que tomar decisiones que te marcarán. Elecciones que tienes que hacer y que no tienen vuelta atrás... o sí. Nadie te prepara para tomar esas decisiones, en ningún lugar dan clases para saber elegir bien. Puedes valerte de tus capacidades, la experiencia te ayuda en cierta medida, pero la intuición y la suerte juegan un papel importante.

El otro día estaban echando en La Sexta la película Mira quien habla. Al ver a John Travolta me di cuenta de que en mi subconsciente tenía la idea de que era un mal actor. Luego me acordé de Pulp Fiction, y comprendí lo injusto que era pensar eso. Un actor que ha estado nominado a 2 Oscars, a 6 Globos de Oro, a un Bafta, a 2 premios del Sinidicato de Actores y que ha ganado un Globo de Oro al mejor actor, pero que un día decidió aceptar un papel en Campo de Batalla: La Tierra. Mala elección.

Por otro lado tenemos a Brad Pitt, que podría estar al mismo nivel interpretativo de John Travolta, pero que ha ido eligiendo papeles que lo han llevado a ser considerado uno de los mejores actores en la actualidad. Y es que trabajar en películas como Seven, 12 monos, Sleepers, El club de la lucha o Snatch, no es moco de pavo. El caso más llamativo es el de Snatch. Los productores le ofrecieron uno de los papeles principales, pero Brad (para los amigos), después de leer el guión, eligió el personaje del boxeador gitano. Y lo bordó. Aunque no hay que olvidar que en su haber tiene algunos truños como Sr. y Sra. Smith. Supongo que la necesidad de mantener un multimillonario ritmo de vida, a veces obliga.

¿Qué parte de suerte y qué parte de buen hacer hay en las elecciones que tomamos?

7 comentarios:

mortiziia dijo...

Curiosamente, actores como Jack Nicholson o Anthony Hopkins también han participado en truñazos históricos y aún así no creo que nadie los tenga en su subconsciente como malos actores, y me pregunto... ¿sus buenas elecciones en este caso son mejores que las buenas elecciones de otros, mejores hasta el punto de borrar del subconsciente las malas?

Maybellene dijo...

Precisamente hace poco leí un muy buen artículo en el Diario ADN sobre actores que habían rechazado papeles que luego catapultaron a otros. Lo he estado buscando en adn.es pero no lo encuentra, cachis.

En cuanto a las decisiones que tomamos nosotros pues... yo creeo que se trata más bien de acertar en el momento temporal y espacial, estar en el lugar justo en el momento adecuado, es decir, influye mucho la suerte, porque aunque tomes X decisión sólo el contexto y el paso del tiempo te dirá si acertaste o no. Es complicado... hay decisiones que marcan para siempre..

Nesta dijo...

@mortiziia, no sé si será la suma de buenas y malas elecciones, pero por alguna razón, tenía mejor considerado como actor a Brad Pitt que a John Travolta. Pensándolo bien, no veo tanta diferencia.

@Maybellene, creo que esa es la clave, el lugar y el momento, a veces tomas las decisiones demasiado pronto, o demasiado tarde, y no sirve para nada.

Janton dijo...

Yo creo que casi todo es suerte, no entendida como azar absolutamente incontrolable, sino como acierto por puro instinto.

Porque muchas decisiones que tomamos tienen a la larga una trascendencia que ignoramos en el momento de tomarlas, bien por falta de información, bien por los imprevisibles giros del destino.

Ir en metro o en autobús a un mismo sitio puede cambiar tu vida, según quién te encuentres en el autobús que finalmente decidiste tomar, y que no hubieras visto yendo en metro, pero esto no lo sabías en el momento de salir de casa. Por poner un ejemplo tonto.

Luego está que no siempre tienes todos los elementos de juicio posibles a la hora de tomar una decisión. Anda que iba a poner yo ahora Derecho como primera opción si tuviera que rellenar hoy la solicitud de preinscripción a la universidad... Pero claro, a los 17 años no sabía lo que ahora sé...

Nebulina dijo...

Supongo que como todo, tiene cuestión de suerte y de cabeza. Por eso no me gusta demasiado tomar decisiones...
Un besazo!

Nesta dijo...

@Janton, yo tampoco hubiera escogido Informática...

@Nebulina, lo malo no es tomar las decisiones, sino arrepentirse.

n.vázquez dijo...

Creo que en muchos casos la buena suerte es el simple hecho de poder elegir. No siempre se puede.