miércoles, 8 de abril de 2009

Mentiras y gordas

Nombramiento estrella por parte de Zapatero de la nueva ministra de cultura, Ángeles González-Sinde, guionista y directora de cine y televisión, en series como "Cuéntame cómo pasó", y con la prometedora "Mentiras y gordas" actualmente en cartelera.

Dejando a un lado su talento en el mundo del celuloide, poner a una persona que culpa a las descargas P2P de los problemas del cine español no me parece muy acertado. Es como poner al Dioni a dirigir un banco.

Esta mujer puede hacer bueno al criticadísimo Molina, basta solo con leer una frase suya: "Seamos todos sinceros, ¿para qué necesitamos todos una línea de ADSL de no sé cuanto gigas? ¿Para mandar e-mails?"

Miedo me da.

Vía | Fotomaf

9 comentarios:

mortiziia dijo...

Entre el nombramiento de esta señora y el de Chaves se ha tenido que formar un colapso del copón en las iglesias, la gente habrá acudido a miles a poner velas para pedir protección divina.

Nesta dijo...

@mortiziia, aquí en Sevilla la gente ya está como loca viendo procesiones.

acoolgirl dijo...

Jajajaa!!! Me ha encantado la frase...

Ya veremos qué hace esta mujer...

Un besoteee

n.vázquez dijo...

Me da la impresión que al "Zapatitos" le ancanta tocarle los cojones a todo el mundo menos a los fachas.

Banyuken.es dijo...

Una inutilidad tras otra.

Nebulina dijo...

A mí también me da mucho miedo..
Un besazo!

Twat Boy dijo...

Los internautas somos lo peor, el inmigrante que gana 20 euros al día en el top manta merece una pena mayor en el Código Penal que delitos más graves... Todos somos culpables de que la industria del cine se hunda.... menos los que hacen cine, claro, que son artistas sublimes y cada película que se estrena es una auténtica obra maestra... Menos llorar y más reflexionar... en estos tiempos en los que se está "reinventando" todo.
¡Un saludo a todos!

Marc Vidal dijo...

@Twat boy, el problema del cine español es precisamente ese, que solo dicen que es una "industria" a la hora de pretender que el público pase por caja, en cambio a la hora de producir bodrios con nuestros impuestos hechos por amiguitos de políticos -vease Cuerda, Trueba, Amenabar, Almodovar- resulta que es cultura y que el estado debe velar por seguir facilitando que existan más pelis de la guerra civil.

Si el cine fuese industria veríamos al fin las películas que nos gustaría que se hiciesen y las salas se llenarían.

Nesta dijo...

@Twat boy, @Marc Vidal, es más fácil considerar que los espectadores somos unos incultos que no sabemos apreciar el buen cine.