miércoles, 20 de mayo de 2009

El hombre que tuvo hipo durante 68 años

Charles Osborne comenzó a tener hipo en 1922 durante la matanza de un cerdo, cuando tenía 28 años. Tuvo hipo durante 68 años, comenzando con un ritmo de 40 veces por minuto para luego bajar a 20. A pesar de esto, pudo hacer una vida normal, e incluso se casó 2 veces. La primera boda duró algo más de lo normal; en la segunda no se leyeron los votos nupciales. El 5 de junio de 1990 el hipo cesó, y en 1991 murió por complicaciones en una úlcera, a la edad de 97 años. Está claro, el hipo era lo que lo mantenía vivo.

El ser humano es extraño. Si estamos en la cama y escuchamos un ruido de repente, nos desvelamos. Sin embargo, si el ruido se produce a intervalos regulares, podemos acostumbrarnos y acabar cogiendo el sueño.

Algunas personas no permiten que les faltes al respeto durante un discusión, pero pueden pasarse años dejando que sus jefes los humillen diariamente, solo por costumbre. Con los políticos pasa algo parecido. A la gente no le gusta que la engañen, pero la mayoría va a votar con la convicción de que no se cumplirán las promesas electorales.

Es la fuerza de la costumbre, cuando algo sucede muchas veces, acabas pensando que es normal, que es lo que tiene que pasar. Como con la gravedad. Cuando tiras una piedra, estás seguro de que acabará cayendo hacia abajo, pero no existe una certeza de que tenga que ser así siempre. Solo porque hasta ahora siempre haya pasado eso, no significa que vaya a seguir pasando. Aunque por si acaso, no os pongáis debajo.

4 comentarios:

antonio dijo...

Un familiar se curo el hipo de todo un fin de semana con una infusion de cebolla. ¿ Sugestión ? Se le quito a los pocos minutos.

La repeticion perversa de actos se da pero no suele ser gratuita. Te va haciendo mas desconfiado , mas insensible , llegas a despreciar a ciertos especímenes y cuando llegan las elecciones no votas en algunas, por pura higiene cívica. Por lo menos en mi caso ha ocurrido alguna vez. Pero no me hace perder la confianza en el hombre , los otros son "pseudos", por no decir capullos, con perdón.

acoolgirl dijo...

Pues si, la costumbre es lo peor que hay... pero bueno, estamos acostumbrados a tantas y tantas cosas...

Aunque yo no sé si podría vivir con hipo constante como ese hombre... si no puedo soportarlo ni 5 minutos!!

Un besoteee

Nesta dijo...

@antonio, yo uso siempre el truco de beber de un vaso al revés.

@acoolgirl, lo malo de estar acostumbrados a tantas cosas es que a veces se cuelan algunas que no deberían.

Janton dijo...

A mí el hipo se me quita siempre con un susto.

Como últimamente me dan tantos sustos y sobresaltos, no me acuerdo de cuando fue la última vez que tuve hipo.

La verdad subyace en el ejemplo. Cuando algo se vuelve costumbre, se normaliza, y hace que ya nadie se escandalice de que suceda. Aunque nos refiramos a cosas que debieran sublevarnos, precisamente por su repetición, como la ineficacia policial, el colapso de la justicia o la probada falta de honradez de los polìticos en general...