martes, 19 de mayo de 2009

Mamá, de mayor quiero ser funcionario

Vocación.

1. f. Inspiración con que Dios llama a algún estado, especialmente al de religión.

2. f. Advocación.

3. f. Coloq. Inclinación a cualquier estado, profesión o carrera.

4. f. Ant. Convocación, llamamiento.

Si yo dijera que quiero ser funcionario por vocación, muchos pensarían que eso no es posible. No es que haya escuchado la llamada de Dios, pero siento una inclinación hacia esa profesión. Por la satisfacción que produce el ayudar a los demás, y por contribuir al buen funcionamiento de la administración pública. Es una labor social muy importante que alguien tiene que hacer, y no tiene nada que ver con los rumores que apuntan a que los funcionarios trabajan poco.

No me influye para nada el hecho de que algunos funcionarios dediquen sus horas de trabajo a hacer la compra y llevar a sus hijos al colegio. Yo creo que es un importante servicio que hay que prestar a los ciudadanos, y quien piense lo contrario es que no entiende la esencia de esta profesión. No pienses en lo que el estado puede darte a ti, piensa en lo que tú puedes darle al estado.

6 comentarios:

antonio dijo...

cierto que tienen más posibilidades de escaqueoque en la privada, pero no es menos cierto encontramos funcionari@s que son excelentes profesionales pudiendo optar por lo primero y eso tiene mucho mérito.

Nesta dijo...

@antonio, yo conozco a varios. El problema de la administración pública es la descompensación, hay funcionarios que no paran y otros que no dan palo al agua.

Nebulina dijo...

YO también quiero
pero vamos, que mi madre lo es, y no la considero una privilegiada
Un beso

Nesta dijo...

@Nebulina, mi madre es funcionaria, y tal como está la cosa, creo que sí se siente privilegiada, pero mejor que conteste ella, que se suele pasar por aquí...

mortiziia dijo...

Yo no creo en el modelo de funcionariado español de ninguna de las maneras. Sí en el británico - en un modelo cuasi-inexistente de funcionariado, vamos. Relativamente pocos trabajos para organismos estatales son para siempre por obra y gracia de pasar una serie de exámenes en un momento puntual de tu vida (ni profesores, ni policías, ni empleados de ayuntamiento, ni de ministerios - solamente los empleados de la Institución de la Corona son propiamente «funcionarios» en el sentido español). Para servir con eficacia a la máquina de un país no hay cosa peor que estar seguro de no tener que hacer nada activamente para conservar el puesto.

auxiliar del estado dijo...

Estoy de acuerdo. Si bien trabajar en el Estado implica estar en posesión de un empleo con numerosas facilidades tanto económicas como sociales, hay que tomar esta labor con verdadera responsabilidad teniendo en cuenta que muchas personas dependen del desempeño de estos profesionales.