miércoles, 15 de julio de 2009

Blood & Money

Son las 7 y media de la mañana. Enciendo el televisor y busco las noticias. En la primera están hablando de la muerte de un corredor en San Fermín. No me llama la atención, me parece lo más normal del mundo, como cuando dan el parte de muertos en la carretera del fin de semana. Siguen hablando y compruebo que en casi 90 años apenas han habido 15 muertos. Aun así son muertes predecibles, muertes lógicas de quien corre junto con miles de personas delante de un grupo de toros. No me conmueven.

Esa tarde empieza un nuevo debate sobre si es aceptable o no mostrar las imágenes del cadáver en televisión y prensa. Escucho y leo palabras como dignidad y privacidad. Yo me pregunto, ¿es digno cuando un toro levanta por los aires a un corredor arrancándole la ropa y dejándolo semi desnudo y herido de forma leve? ¿es más digno que cuando la herida es grave o supone la muerte? ¿respetamos la privacidad de quién corre delante de varios toros con miles de personas viéndolo en directo y varios millones más viéndolo en televisión? mejor dicho, ¿qué privacidad?

Por la noche me entero de que Cuatro ha reclamado la propiedad de las imágenes en exclusiva, consciente del morbo que despiertan entre la gente. ¿Es necesario mostrar las imágenes? Evidentemente no, pero, ¿es necesario que una reportera esté día sí día también en el portal de Belén Esteban? Pues para que algunos puedan comer caliente todos los días, parece que sí. Pero, ¿qué privacidad merece la ex-mujer de un torero que ha vendido sus miserias en televisión? Puede que eso tampoco importe mucho, visto el panorama.

Bienvenidos a España.

6 comentarios:

Banyuken.es dijo...

Con lo bien que se está leyendo un libro o viendo buenas películas en el portátil.

Nesta dijo...

@Banyuken, como lo sabes...

Miriam dijo...

Lo bueno es que haya personas que, como tú, como Banyú, se pregunten tantas cosas cuando ven esas imágenes. Me deja más tranquila pensar que no estamos todos alienados por la tele.

Abrazos

Alury dijo...

La gente no para de enriquecerse con gilipolleces...

Unos con las imágenes de un pobre moribundo.

Otros vendiendo sus intimidades.
¿No han oído hablar de las chicas que subastan su virginidad por internet?

Me parece patético, tanto por ellas que venden a cualquiera un momento que, en mi opinión será uno de los mejores o peores recuerdos que tengas (por lo menos será uno de los polvos que es difícil de olvidar por lo entrañable, cómico o patético que fue); y por ellos, que pagarán cantitades astronómicas por desvirgar a una chiquilla (o no tan chiquilla).

¡¡¡Aquí todo vale!!!

Después existen una cantidad de músicos, escritores y periodistas que andan comiéndose los mocos porque nadie les da una oportunidad. Y pienso que muchos tienen cosas mejores que ofrecer al mundo que toda esa escoria!!!!!!

Un saludo

Nesta dijo...

@Miriam, y que podamos expresarlo por algún medio y la gente pueda leerlo, eso por lo menos para mí es un alivio.

@Alury, es un binomio, nos ofrecen basura porque consumimos basura, y consumimos basura porque nos la ofrecen. Solo hay un punto de desequilibrio, nosotros decidimos consumirla o no, siempre puedes cambiar de canal o, mejor, apagar la tele.

Tercera Opinión dijo...

Hola Nesta, puedo asegurarte de que hacía mucho tiempo que no leía una descripción tan exacta de España.

Muy bueno, felicidades.