miércoles, 19 de agosto de 2009

El (tele)timo de la estampita

El timo de la estampita es tan antiguo y se ha hablado tanto de él que es complicado que alguien caiga. Dentro del mundo de los timos, es de los que yo llamo poco reprochables. No es que me parezca bien que se haga, pero el que cae en él se lo tiene merecido. Si una persona con retraso mental te ofrece cambiarte billetes de 500 euros y tú te aprovechas, pues te jodes.

Hoy en día los timadores se han actualizado, y la profesión se ha extendido tanto que las cadenas de televisión tienen espacios en los que se emiten timos en directo, sin que las autoridades intervengan. No es que los timos que emitan sean como el de la estampita, pero el funcionamiento de ambos se basa en lo mismo, la codicia humana.

Todos sabemos que nadie da duros a cuatro pesetas (que alguien actualice este refrán), hay que desconfiar siempre de lo que resulta ilógico. Pero la codicia de algunas personas hace que acaben creyendo que alguien les quiere cambiar muchos billetes de 500 repetidos, por algunos de 10 ó 20 euros, que son de otros colores más bonitos. Dinero rápido y fácil.

Ahora en vez de un tipo que finge un retraso mental evidente, tenemos a un presentador que intenta fingir que no es retrasado, pero el efecto es el mismo. Algunas personas llaman por teléfono a un número 902, extrañados por lo torpe que es la gente que está llamando, que no es capaz de contar el número de euros que se ven en pantalla, cuando es algo tan fácil. Quieren duros a cuatro pesetas; quieren aprovecharse del estúpido que puso una prueba tan fácil para regalar dinero.

Internet se ha convertido en un medio de denuncia contra estos programas, y algunas páginas están teniendo una gran repercusión, tanto que algunos de los responsables de los programas se han puesto en contacto con los autores de las webs para intentar defenderse. No me parece mal que la gente invierta su tiempo en denunciar estas cosas, pero la estupidez humana nos supera de una forma aplastante, y siempre habrá algún tonto al que cambiarle una estampita. Y no me vale el argumento de que intentan aprovecharse de la gente mayor, mi abuela tiene más de 80 años y para ella es evidente el timo.

11 comentarios:

Fazulas dijo...

Mientras haya un tonto siempre habrá un timador!! Tonto en el buen sentido de la palabra, ya que en muchos casos son personas demasiados confiadas e inocentes.

mortiziia dijo...

A mí tampoco me parece mal que la gente pierda su tiempo en denunciar estas cosas, pero es que para mí tienen más delito los que intentan ganar el concurso, igual que tienen más delito los listos que se quieren aprovechar de los billetes de colores del tonto. ¡Y no se les cae la cara de vergüenza de salir en la tele contando que los han timado!

Euximena dijo...

La codicia es tan inherente al ser humano que no creo que deje nunca de haber timadores por más que se denuncien estas cosas y que la mayoría de gente sea consciente de que son un fraude.

Siempre habrá como han dicho antes quien se lo crea o quiera creérselo, y quien luego se queje amargamente de que "nadie le informó" del engaño evidente.

Ya se sabe que errar es humano y echarle la culpa a otro más humano todavía.

En todo caso bien por tu abuela, que yo cada vez tengo más claro que el saber o no moverse por el mundo y espabilarse en medio de la mierda fangosa que nos rodea no es cuestión de edad!

Nesta dijo...

@Fazulas, de hecho hay más tontos que timadores.

@mortiziia, es como contar que te fuiste de putas y una te engañó porque no te aviso de que era un tío.

@Euximena, ya se sabe que el que nace lechón...

Ulukai dijo...

Ejemplo perfecto (pero más descarado) XD

http://www.zappinternet.com/video/fiqFlaLxoT/APM-El-Defensor-del-Espectador-Talon

Alury dijo...

Hace 2 años, cuando todavía podía permitirme el lujo de trabajar en verano para sacar algunas perrillas, llegué una mañana para abrir la tienda y tenía una circular del centro comercial donde ésta estaba situada.

En ella decía que en varios locales se habían efectuado pequeños timos: alguien llegaba con un billete de 50 euros falso y te pedían cambio. Claro, si te lo hacen con un billete de 500 desconfías (con uno de 100, pues también), pero con uno de 50 es algo más modesto.

Esa misma tarde (casualidades de la vida) me la intentaron pegar. Llegó una chica joven, de unos 25 años (muy bien vestida), a pedirme cambio para un billete de 50. Lo cogí, disimuladamente lo miré y me di cuenta de la estafa. Apreté el botón de seguridad en el teléfono y se la llevaron. El encargado de seguridad me dijo que había estado estafando todo el fin de semana a un montón de tiendas y enviaron la circular porque el tonto siempre vuelve.

Sinceramente, si no es por la circular, a mí me la hubieran pegado.

Un beso!!!

Nesta dijo...

@Ulukai, que fuerte el video, como pueden ser tan descarados.

@Alury, hace poco han detenido a una pareja que falsificaba billetes, y tambien usaban los de 50, porque con uno de 500 no creo que nadie se fíe.

ANA dijo...

El refrán es "Nadie dá duros a real", como es muy antiguo, por eso utiliza la moneda "Real", Un real creo que era la cuarta parte de una peseta.

Anónimo dijo...

Enhorabuena por tu blog, si quieres puedes apuntarte al directorio web/blog www.cincolinks.com podrás promocionar tu web, con tu ficha y tus votaciones y valoraciones, con un método de intercambio de visitas llamado 5links! con el que tu blog será visitado tanto como visites a los demás y que harán que tu blog se de a conocer por toda la red. Pásate ;)

Creo que no hay muchos blogs de las características y temática del tuyo en este directorio, me gustaría mucho que participaras.


Saludos, espero verte por www.cincolinks.com.

Marc Vidal dijo...

Por desgracia mientras adviertan de ciertas cosas en la letra pequeña legal si que es...

Alury dijo...

Marc Vidal, ¡y dilo! A un amigo mio le han estado cobrando no se cuantos SMS que le envían a él con publicidad... ¡Hay que joderse! Encima que te dan el coñazo, te lo cobran... No se dio cuenta hasta que le llegó la factura.
Se estuvo informando y a causa de marcar la casillita infernal de "Acepto los términos y condiciones"... ¡toma!

Hoy en día, con estas prisas que llevamos, hay que ser más desconfiados porque están al acecho para colártela...