domingo, 13 de septiembre de 2009

Como fabricarte tu propia silla eléctrica

Michael Anderson Godwin era un asesino que se encontraba en prisión esperando a ser ejecutado en la silla eléctrica. Por suerte para él, su pena fue conmutada por cadena perpetua. Pero la estupidez humana está por encima de leyes y sentencias.

Un día decidió arreglar el televisor de su celda, sentado en un váter metálico. En un momento dado mordió un cable eléctrico (supongo que para pelarlo) transformando el váter de metal en una improvisada silla eléctrica. Murió en el acto.

Esta muerte fue galardonada con un Premio Darwin (más premios).

Lo encontré siguiendo el hilo en esta entrada de WTF? Microsiervos.

2 comentarios:

Nachete dijo...

¿Hay televisión en las celdas? Ya es más que algunos hotelitos.

Maybellene dijo...

¿Esto es en serio? XD Lo que hay que leer en esta vida, madre.