viernes, 11 de septiembre de 2009

Inspiración divina

Un pastor boliviano secuestró una avión este miércoles con una biblia y un falso artefacto explosivo. Al ser detenido manifestó que había tenido una revelación de que México estaba en peligro por un terremoto. Es lo que tienen las revelaciones divinas, que uno acaba secuestrando un avión para evitar un terremoto. La noticia no aclara si para secuestrar el avión usó el artefacto explosivo o la biblia, de momento no descarto ninguna hipótesis.

Tras su arresto explicó que su revelación estaba relacionada con la fecha, 9 del 9 del 09, que si la colocas al revés es 6,6,6, el número del anticristo (las autoridades se preguntan por qué no secuestró el avión el 6 de junio del 2006). Sus exigencias eran sobrevolar 7 veces el aeropuerto (un número mucho menos demoniaco que 6), y una entrevista con el presidente mexicano Felipe Calderón.

Este suceso me ha hecho caer en una cosa; los secuestros de avión están perdiendo su glamour. ¿Dónde quedaron los clásicos secuestradores miembros de un grupo terrorista que exigen la liberación de presos? ¿Y los que piden varios millones y una isla en el Caribe? Si esto sigue así, dentro de poco veremos como un par de niños de 12 años secuestran un avión para exigir que se retrase el inicio de las clases, o un grupo de trabajadores de una empresa que exigen a sus jefes jornada intensiva en verano. Se están perdiendo los viejos valores.

4 comentarios:

Himliano dijo...

¿Y después de tener esa revelación no podría haber tenido otra donde viese que si idea acababa mal?

Es que vaya putada, son poderes con trampas xD

Alury dijo...

¡Lo más normal del mundo! ¡Vamos! A todo el mundo se le ocurriría ir a secuestrar un avión para decir que ha tenido una revelación divina.... ¬¬

Hay gente pa' to'

Twat Boy dijo...

Se confirma que hay que desconfiar de TODO aquel que te diga que Dios le mueve o le guía.
¡Un saludo a todos!

Maybellene dijo...

Sí, éstomás bien parece una película de Leslie Nielsen.