miércoles, 23 de septiembre de 2009

Piedras de lujo, o el culmen de la estupidez humana



Estas que veis aquí son piedras normales y corrientes, bañadas en oro, pensadas para lanzar en el agua y hacer la rana. El genio responsable de esta gran idea es Dominic Wilcox, que al parecer se aburría mientras estaba de vacaciones, tirando piedras al agua para ver cuantos rebotes podía conseguir. Y es que los grandes genios son así, unos incomprendidos. Donde los demás vemos un puñado de piedras, ellos ven arte y diseño.

Visto en noquedanblogs.

2 comentarios:

ANA dijo...

Seguro que hay quien lo compra, no se puede ser mas gilipollas,

Casandra dijo...

Jaaaajajajajajajaja!!!!!

Un abrazo, Nesta!