domingo, 20 de septiembre de 2009

Soluciones (in)temporales

Mi empresa desarrolla un ERP para distintos sectores; construcción, nóminas, financiero, etc. Y el de mi departamento, recursos humanos en la administración pública. En un principio se pensaba adaptar el ERP del sector privado para el público, pero el proyecto se salía de madre y se acabó creando un departamento específico solo para eso. Al final, por motivos del mercado, es el departamento con más carga de trabajo.

Cuando yo entré, eramos más de 20 personas trabajando sin parar. Ahora solo quedamos 7, 3 de los cuales entraron después que yo. De las personas que llevan más tiempo, una de ellas es el jefe del departamento, y no solo no ayuda a aliviar la carga de trabajo, sino que molesta hasta tal punto que es mejor que no haga nada. Otra de las personas que lleva más tiempo que yo está en otra ciudad, en el cliente, en mitad de una implantación que puede durar varios años más. La persona que queda es, a todos los efectos, la verdadera encargada de todo el departamento, la que tiene la mayor carga de trabajo y controla más aspectos, la que toma muchas decisiones y tiene mayor comunicación con los clientes. Pero ahora se va de la empresa, después de 8 años.

Nuestra parte del ERP está dividida por módulos, uno para la administración del personal, otro para las relaciones sindicales, otro para la prevención de riesgos, para la gestión de puestos, y el módulo del que yo soy responsable, el de acceso (oposiciones y concursos de méritos, etc.). Hasta ahora, he sido bastante independiente. No hay nadie que sepa mucho de la parte que yo controlo, por lo que aparte de rellenar un documento de planificación, puedo despreocuparme un poco de lo demás. Yo hablo directamente con el cliente, estimo las incidencias, las corrijo o se las asigno a un compañero, envío los parches, etc. Juan Palomo.

Ahora que la persona que más responsabilidades tenía se va, y teniendo en cuenta que la siguiente persona con más experiencia estará bastante tiempo fuera, mi jefe va a venir a echarnos una mano (estaba también fuera, en un cliente) temporalmente, mientras se aclara la situación. El problema es que me temo que pretenden alargar esa situación todo el tiempo que puedan y, si es posible, perpetuarla. Lo que quieren es que asumamos todo el trabajo de la persona que se va, entre dos personas que ya no damos más abasto. Así que me esperan unos meses muy moviditos, con discusiones de por medio con mi jefe para hacerle entender que es impepinable que contraten a otra persona; que por un tiempo, tendrá que asumir él gran parte de ese trabajo, aunque no le guste nada, y sepa menos; y que si finalmente alguno de nosotros asume ese puesto de responsabilidad, tienen que mejorar sustancialmente nuestras condiciones (al menos en mi caso).

De momento y por si acaso...

No hay comentarios: