viernes, 30 de octubre de 2009

Buen ambiente laboral

Buscando ofertas de trabajo me he encontrado con esto:



Ofrecen buen ambiente laboral. Me pregunto como hace la empresa para proporcionarte eso. Si te cae mal un compañero, ¿lo despiden? ¿Y si discutes con tu jefe? Me encantaría tener una cláusula en el contrato del estilo, si no queda satisfecho, le devolvemos su dinero. Otra cosa ambigua es cómo se mide la calidad del ambiente laboral. ¿Medirán los decibelios y la calidad del aire, o el grado de hijoputez de la gente?

jueves, 29 de octubre de 2009

La pregunta sorpresa

Últimamente me está pasando una cosa un poco extraña. La gente me asalta por la calle con una pregunta, así de sopetón, sin un perdona, o un disculpa.

El otro día estaba dando un paseo con mi novia cuando se nos acerco una mujer hablando en un tono de voz bastante alto. Lo primero que entendí fue "bébete las aguas", por lo que pensé que la mujer estaba loca, me di media vuelta y comencé a caminar de nuevo. Al mirar hacia atrás, vi la cara de la mujer extrañada, como si no comprendiera mi actitud, así que le di una segunda oportunidad, y esta vez pude entender como decía "Virgen de las Aguas", el nombre de una calle cercana. Tuve que sobreentender que me estaba preguntando donde estaba la calle. Parece que la frase "perdona, ¿sabes donde está la calle Virgen de las Aguas?", es una construcción demasiado compleja e innecesaria hoy en día.

Ayer iba andando hacia mi casa después de aparcar cuando una conductora me gritó desde su coche en marcha. Lo primero que se me vino a la cabeza es que me estaba echando un piropo, al más puro estilo albañil. Pero como eso no me cuadraba mucho, intenté comprender lo que me estaba diciendo. "¿Vas a sacar algún coche?". Así, sin más. Para qué malgastar más palabras pudiendo simplificar. De hecho creo que hubiera bastado un "¿sacar coche?", mucho más conciso. Mi respuesta esta vez fue en la misma tónica, un "no" gritado desde lejos sin pararme y mientras me giraba de nuevo para continuar caminando.

No soy yo precisamente amante de los formalismos, pero al menos a mí me resulta complicado entender lo que me dicen si antes no llaman mi atención de alguna forma. Cuando voy por la calle, normalmente no estoy pendiente de la gente que me rodea, voy sumido en mis pensamientos, dentro de mi burbuja, y si alguien quiere preguntarme algo tiene que sacarme antes de ese estado. ¿Es mucho pedir?

martes, 27 de octubre de 2009

La historia de Google



Viendo la progresión de Google en los últimos años, asusta un poco pensar cual será el próximo paso de este gigante.

Visto en IGNANT

sábado, 24 de octubre de 2009

ERE que ERE



Mi empresa va a presentar un ERE temporal con reducción de jornada para todos los trabajadores. Como soy miembro del comité de empresa que hemos elegido para este trámite, no me queda mucho tiempo libre, por lo que la frecuencia de actualización de este blog se verá reducida mientras dure el proceso. Agradezco cualquier consejo sobre como actuar en estos casos, ya que, afortunadamente, es mi primer ERE.

miércoles, 21 de octubre de 2009

¿Cómo se elige una religión?

Una duda que me surge siempre que pienso en la religión es, ¿cómo y por qué elige una persona una religión concreta? Comprendo perfectamente que una persona tenga fe, que piense que hay algo más allá de la vida humana que conocemos. Entiendo que muchas personas piensen que la vida no tiene sentido si no hay algo más. Yo personalmente creo que, simplemente, la vida no tiene sentido, al menos no uno místico o trascendental. Simplemente estamos aquí sin ningún motivo. Pero esa es una opinión que puede ser tan válida o tan errónea como creer que existe algo más, y que la vida tiene una trascendencia más allá.

Suponiendo que crees que existe un ser superior que es el origen de la vida, ¿por qué te decantas por uno y no por otro? ¿Por qué te haces cristiano y no budista, musulmán, o judío? O directamente, ¿por qué eliges una religión? No creo que la creencia en un ser superior tenga que ir necesariamente asociada a la pertenencia a una religión.

Y menos aun entiendo a quienes se consideran miembros de una religión pero no siguen todos sus preceptos o normas. Por ejemplo, un cristiano que no sigue la doctrina de la iglesia en cuanto al uso de métodos anticonceptivos, ¿se ha leído íntegramente los textos originales y ha sacado sus propias conclusiones? Si es así, ¿por qué se sigue considerando miembro de una religión que ha interpretado incorrectamente las teorías de su profeta? Y si no es así, ¿decide simplemente seguir las normas que le convienen y las otras no?

Otra cosa que me llama la atención es que, la mayoría de la gente que nace en una familia perteneciente a una religión concreta, acaba perteneciendo también a esa misma religión. Habiendo tantas posibilidades donde escoger, ¿se ha parado esa persona a reflexionar si esa es la religión que le gusta, o simplemente ha asumido que es lo mejor por puro desconocimiento?

En fin, que tengo muchas dudas, y me gustaría que alguien aportara algunas respuestas. Sin ánimo de ofender.

martes, 20 de octubre de 2009

Confesión

Hoy voy a confesaros una cosa que hice hace tiempo, de la que no estoy orgulloso. Pero que quede entre nosotros.

Hace unos dos años, cuando me mudé al piso en el que vivo ahora, como el cableado de telefónica ya estaba en una habitación, el ordenador estaba en otra, y no tenía ganas de que un técnico empezara a tirar cables, o tirarlos yo mismo, cogí una tarjeta de red inalámbrica que tenía guardada (y ahora no recuerdo por qué, ni de donde salió) y se la puse al ordenador.

Como estaba de mudanza, durante un tiempo apenas usé el ordenador, hasta que no pasaron unas semanas no empecé a darle un uso normal. Entonces comencé a tener problemas. La imagen se quedaba congelada y el ordenador no respondía, al final tenía que forzar el apagado. Esto empezó a suceder cada vez con más asiduidad.

Ya no recordaba que había instalado la tarjeta de red hace poco, pensé que el problema era la tarjeta gráfica. Abrí el panel lateral del ordenador, y encendí el equipo para ver si todo iba correctamente, entonces me di cuenta de que el ventilador de la tarjeta gráfica no iba fino, funcionaba a trompicones, como si estuviera sucio. Lo limpié un poco y empezó a funcionar correctamente, pero el ordenador seguía teniendo problemas.

Se quedaba colgado a los pocos minutos de encenderlo, así que no me daba tiempo a consultar en algunos foros cual podía ser el problema, así que tuve que mirarlo en el trabajo y apuntarme posibles soluciones. Todo la información que encontré hacía referencia a la tarjeta gráfica, así que como estaba un poco desesperado intentando arreglar el ordenador, y el ventilador había vuelto a dar problemas, decidí comprar otra tarjeta. En un arrebato de impaciencia, siendo un sábado por la tarde, con muchas tiendas cerradas, me fui a un centro comercial, y compré una tarjeta gráfica prácticamente igual a la mía, de la misma marca, pero con disipador en vez de ventilador.

Al llegar a mi casa e instalar la nueva tarjeta, los errores no se solucionaron, y entonces me sentí como un idiota por haber comprado otra tarjeta gráfica para nada. Al final conseguí encontrar más información en un foro, en el que hablaban de la tarjeta de red como posible problema, y en ese momento se me encendió la bombilla, y recordé que los problemas comenzaron justo después de instalarla.

Esta vez, probé a quitar la tarjeta de red inalámbrica y conectarme mediante cable, y se acabaron los problemas, así que empecé a buscar posibles incompatibilidades entre modelos de placa base y de tarjeta de red. Al final compré una tarjeta que funcionó perfectamente, pero ahora tenía 2 tarjetas gráficas operativas, y menos dinero en la cuenta del banco.

En un arrebato impropio de mí, se me ocurrió que podía limpiar bien la tarjeta antigua, meterla en el envoltorio de la nueva, llevarla al centro comercial, y descambiarla alegando que no me funcionaba correctamente. Y eso es lo que hice. Lo único que hicieron cuando la entregué fue comprobar que era una tarjeta gráfica de la misma marca, me dieron un papel, y fui a atención al cliente para que me devolvieran el dinero.

Durante todo el proceso me sentía como un delincuente al que pueden pillar en cualquier momento, y eso que tenía preparadas mil excusas por si me decían algo, pero una vocecita en mi interior me decía que eso estaba mal (luego me decía que quemara cosas, pero esa es otra historia).

Así que ya sabéis, si vais a comprar una tarjeta gráfica en ese centro comercial (cosa que no recomiendo), recordad que hay una de segunda mano dando vueltas por el mundo. Que alguien me absuelva por favor.

lunes, 19 de octubre de 2009

Les Luthiers - Los Premios Mastropiero

Este fin de semana he estado en Madrid viendo el espectáculo "Los Premios Mastropiero", de Les Luthiers. Para quien no los conozca, echadle un vistazo a estos vídeos. Si os han entrado ganas de verlos en directo, todavía quedan entradas en Madrid, y también actuarán más adelante en Vigo, La Coruña y Valladolid.

Si no os han entrado ganas, os diré que al terminar las casi 2 horas de espectáculo (que se me hicieron muy cortas), sin descanso de por medio, me dolía la mandíbula de reírme. Si todavía no tenéis ganas de verlos, también os diré que son los mejores humoristas que he visto en mi vida.

Aparte de ir al teatro a ver un gran espectáculo, también estuve por Madrid haciendo algunas fotos, y me acerqué al Prado a las 17:00, cuando la entrada es gratis, pero la cola daba media vuelta al edificio, así que pasé de largo, y seguí haciendo fotos. A lo largo de esta semana intentaré subirlas todas, ya irán apareciendo en mi cuenta de flickr.

Y eso es todo, que me he quitado una espinita que tenía desde hace tiempo, y he visto en directo a mis humoristas preferidos.

domingo, 18 de octubre de 2009

Solo puede quedar uno

Ese es el nuevo lema de mi departamento. Si hace poco se iba una de las personas que más tiempo llevaba, y la que más temas importantes controlaba, ahora otro compañero abandona el barco, dejando un equipo compuesto por tan solo 5 personas, sin previsiones de contratar a nadie para suplir las bajas, y con previsiones de más despedidas (que no despedidos). Y es normal, yo mismo estoy buscando trabajo viendo las poco halagüeñas expectativas de futuro.

Además de la incertidumbre, se suma la enorme carga de trabajo y de responsabilidad que me ha caído encima, sin que de momento hayan cambiado para nada mis condiciones laborales. De momento me lo tomo con calma, las tareas se acumulan y ya tengo trabajo para estar varios meses sin parar aunque no llegara nada nuevo. Todavía no puedo negociar nada con la empresa, sobre todo teniendo en cuenta que hay compañeros que el viernes todavía no habían cobrado, y que la empresa nos debe en dietas varios miles de euros.

Si la cosa va a peor, como último recurso hay empresas más importantes del sector que están al acecho, para poder comprar a la baja, y quedarse con un negocio muy jugoso, pero que los gestores de esta empresa no han sabido (ni sabrán) gestionar. Y la verdad es que es lo mejor que nos puede pasar, que venga gente profesional a dirigir esto, porque el personal humano (el poco que queda) es de mucha calidad, y hace muy bien su trabajo.

P.S. No sé como todavía se les ocurre a algunos justificar la situación de la empresa con la excusa de la crisis. Que le expliquen eso a las empresas que han sabido gestionar correctamente los recursos estos últimos años para ahora no verse en esta coyuntura, que no son pocas.

sábado, 17 de octubre de 2009

La fotografía de la semana (XL)



Esta fotografía la hice en la puerta de una pequeña iglesia en Atenas, Grecia. Y con esta foto, se acabó la numeración de la fotografía de la semana, que con los números romanos parece una talla de camisa. A partir de ahora, todas las entradas con el mismo título.

Preparativos

Mañana (ya hoy) me voy a Madrid a ver a Les Luthiers en directo, y acabo de terminar de hacer filetes empanados para llevármelos. Estoy hecho una Mari. Mirad que pinta tienen (en directo se ven mejor), y huelen que alimentan.

viernes, 16 de octubre de 2009

Que nadie se ofenda

El otro día viendo una entrevista a José A. Pérez, el autor de mimesacojea.com, me llamó la atención una frase que decía que, si haces humor, siempre vas a ofender a alguien. Si haces un chiste sobre Lepe, a la gente de Lepe no le sentará muy bien que digamos. Esas eran más o menos las palabras.

Yo creo que no solo haciendo humor se ofende a alguien, cuando se da una opinión crítica sobre algo, siempre va a haber alguien que se sienta ofendido. ¿Hay que procurar entonces no hacer bromas ni ser críticos para no ofender a los demás?

Sentirse ofendido es algo totalmente voluntario. Yo puedo sentirme ofendido por cualquier cosa, por más trivial que sea. Si critico algo que considero injusto, habrá quien opine lo contrario, y podría sentirse ofendido, pero la responsabilidad es de la parte ofendida. No estoy hablando de provocar a alguien con el único fin de sacarlo de sus casillas, me refiero a una opinión personal, que puede gustar o no a otra persona, pero que es lo que pienso al fin y al cabo.

En la calle, uno no va soltando su opinión a la gente a la cara, a no ser que alguien te la pida, o que tengas suficiente confianza con esa persona. Al menos no debería ser así, que no estamos en Gran Hermano. Pero en Internet, cuando uno escribe una entrada en un blog o en cualquier medio, si los comentarios están habilitados, se expone a que cualquiera dé su opinión sobre lo que ha escrito y pueda llegar a ofenderle. De igual manera, cualquier persona puede leer el texto y sentirse ofendido.

Si cada vez que alguien escribe una entrada o un comentario, tuviera que pensar en todas las posibles personas que pueden leerlo, para no ofender a nadie, no sería posible decir prácticamente nada. Los blogs estarían llenos de contenidos insípidos (para mi gusto, que habrá a quien sí le guste) y de buen rollito, de peloteos innecesarios y elogios inmerecidos. Pastelandia.

Yo prefiero leer de vez en cuando algo que me encienda la chispa, que me incite a pensar una respuesta bien argumentada para zaherir (de buen rollo), que se cree una polémica y la gente se vea obligada a pensar un poco. Así que, por favor, si escribo algo que os ofenda, respirad profundamente, esperad varios segundos antes de contestar, y después ya podéis darme todos los palos que os apetezca, pero sin acritud. Se abre la veda.

jueves, 15 de octubre de 2009

La paja en el ojo ajeno

A Nicolas Sarkozy le están lloviendo las críticas porque pretende nombrar a su hijo como alto cargo de un organismo público. No voy a defender al presidente francés ni mucho menos, no me gustan nada los enchufes y las recomendaciones. Pero veo mucha hipocresía en la gente.

El único error de Sarkozy es que es un personaje público. En todos los organismos públicos que conozco, los altos cargos son puestos nombrados a dedo. No hay elecciones ni oposiciones para acceder a un puesto de estas características. ¿Quién elige entonces a la personas que ocupa esa plaza? Pues generalmente la persona que será su jefe, que en este caso suele ser un político (el presidente de la comunidad autónoma, el alcalde, etc.). Creo que no hace falta decir que, normalmente, esos cargos lo ostentan personas que, casualmente, conocían anteriormente al político en cuestión, y mantenían una buena relación con él. Blanco y en botella.

Pero eso no ocurre solo con los altos cargos. Me parece que todos conocemos a personas que trabajan en una empresa porque un amigo o familiar le ha echado una mano. El enchufe es algo tan normal en nuestras vidas y tan aceptado y asumido por todos, que no dejo de sorprenderme cuando la gente se escandaliza por un caso como este. Y ahora que quien quiera matice cada caso, pero todos sabemos que en el fondo es lo mismo.

miércoles, 14 de octubre de 2009

¿Nobel? no gracias, yo soy más de Ducados.

Barack Obama está que se sale. Aunque al final las Olimpiadas se van a Río de Janeiro, para que no se enfadara le han dado el premio Nobel de la Paz. Se han escuchado muchas críticas a nivel internacional porque le han dado ese premio sin haber hecho nada. Y es verdad que no ha hecho nada, de momento sigue viviendo de palabras y discursos. Pero si nos fijamos bien en los premios Nobel, hay dos categorías que son complicadas de premiar, el Nobel de la Paz, y el de Economía.

¿A quién le damos un premio Nobel de Economía? ¿Al quien ha conseguido amasar una mayor fortuna en los últimos años o quien haya repartido mejor los beneficios con la sociedad? En teoría las dos opciones serían correctas, pero queda mal darle un premio Nobel a Bill Gates. Aunque Bill Gates es una de las personas que más dinero dona a ONGs, así que podrían dárselo por eso. Al final el premio se lo dan a personas que han desarrollado estudios y han elaborado complejas teorías económicas que quizás nunca lleguen a la práctica.

El Nobel de la Paz es algo parecido. A Obama se lo han dado por sus esfuerzos diplomáticos en el campo del desarme nuclear, algo tan abstracto como poco realista. Las armas nucleares que poseen actualmente algunos países no son para usarlas. No creo que ningún país del mundo sea tan estúpido como para lanzar una bomba atómica hoy en día. Las armas nucleares están ahí para decir, cuidadito que pulso un botón y nos vamos todos al carajo. Las armas que de verdad matan vidas son otras. Son los millones de fusiles de asalto, los millones de granadas, los cientos de miles de misiles Tomahawk que se fabrican cada año en Estados Unidos, que compramos todos. Porque no lo olvidemos, España también compra estas armas.

Esas armas dejan todos los años miles de millones de dólares en las arcas de los EEUU. Esas armas no van a dejar de fabricarse, y Estados Unidos no va a dejar de mandar tropas a Iraq, a Afganistán o a donde se tercie. Entonces, ¿a quién le damos el Nobel de la Paz? Pues la cosa es complicada; las organizaciones más importantes a nivel mundial en temas de ayuda humanitaria ya tienen el suyo (Cruz Roja, Médicos sin fronteras, etc.). Digo las más importantes porque son las que pueden desarrollar una labor de mayor alcance. Por muy buena personas que yo sea y por mucho que intente inculcarle a mis conocidos mis ideas pacifistas, mi alcance es bastante limitado y nunca me van a dar un Nobel de la Paz, aunque mi forma de pensar sea mucho más pacifista que la de Obama.

Al final lo que ocurre es que, al menos para mí, el premio Nobel de la Paz se devalúa y no tiene la importancia que podría, porque las personas que de verdad se lo merecen, actúan generalmente a nivel local, y su repercusión no sobrepasa las fronteras de su país.

En otros campos por ejemplo no ocurre lo mismo, el Nobel de Literatura este año lo ha ganado la desconocida Herta Müller, una escritora de origen rumano. El de Física se lo han llevado Willard S. Boyle y George E. Smith, por la invención del sensor CCD de las cámaras digitales, otros dos desconocidos cuya labor si trasciende a todo el mundo. Creo que casi nadie conocerá a Albert Fert ni a Peter Grünberg, los descubridores de la magnetorresistencia gigante, que también ganaron un Nobel de Física en el 2007. Quitando a Albert Einstein, la mayoría de los premiados no son conocidos a nivel mundial (fuera de sus ámbitos de trabajo), y les ha bastado su trabajo para conseguirlo. Pero el Nobel de la Paz está mucho más barato, solamente hay que llegar a la presidencia de los Estados Unidos y anunciar que vamos a luchar por la paz mundial. Chupado.

martes, 13 de octubre de 2009

La verdadera historia de la cigarra y la hormiga

«Erase una vez una hormiga muy trabajadora que se pasaba todo el día recogiendo comida. Recorría grandes distancias para buscar trozos de frutos secos o cáscaras que llevar al hormiguero. Durante los meses de verano se dedicaba a guardar alimentos para poder pasar todo el invierno.

Cerca del hormiguero vivía una cigarra que durante todo el verano se dedicaba a tomar el sol, o lo que quiera que haga una cigarra para divertirse. No daba un palo al agua y aprovechaba los trozos que se le caían a la hormiga para sobrevivir, la muy cigarra.

La hormiga, debido al gran esfuerzo realizado durante el verano, envejecía más rápido. Todo el duro trabajo acortaba su vida sensiblemente, y ya empezaban a asomar las primeras canas. La cigarra sin embargo se mantenía joven y en buen estado. Por su cara no pasaban los años. A pesar de tener la misma edad, la cigarra podía pasar perfectamente por ser hija de la hormiga.

Además del esfuerzo físico, el estar todo el día trabajando hacía que la hormiga estuviera siempre de mal humor. Su carácter se había agriado con los años y era cada vez más huraña. La cigarra sin embargo era feliz como una lombriz (todo lo feliz que puede ser un gusano ciego que vive bajo tierra). Se pasaba la vida sin hacer el más mínimo esfuerzo, sobreviviendo gracias a los demás, de las limosnas de otros animales.

Pero entonces llegó el duro invierno, y la hormiga se encerró en su hormiguero satisfecha por el trabajo realizado, y pensando, a ver como se ríe ahora la jodida cigarra, cuando no tenga nada que comer y esté muriéndose de frío ahí fuera. Entonces sonó el timbre del hormiguero y al abrir la puerta, ahí estaba la cigarra.

"Hombre hormiga, ¿qué tal estás? Pasaba por aquí y me dije, voy a hacerle una visita a mi gran amiga la hormiga".

Y como los animales son muy hipócritas, la hormiga no se atrevió a decirle en la cara lo que pensaba a la cigarra. Y esta se pasó todo el invierno gorroneando en el hormiguero, sin pasar frío, comiendo lo que había recolectado la hormiga. Así hasta que llegó el verano, salió de nuevo el sol y la cigarra al comprobarlo le dijo a la hormiga:

"Bueno, me voy que se me hace tarde, ya si eso nos llamamos". Pero no volvió a visitarla en todo el verano.»

Amigos, no seáis hipócritas.

lunes, 12 de octubre de 2009

Viva Bélgica

El otro día camino de mi casa me encontré con esto:



Me parece muy bien que te guste tu país, y que estés muy contento de ser español, pero, ¿hay que ser hortera y además tapar una ventana con una bandera de España? Aunque no me queda muy claro si es un español al que le gusta Alemania, o un Alemán al que le gusta España.

domingo, 11 de octubre de 2009

viernes, 9 de octubre de 2009

(Sin título) (<- ¿Entonces qué es esto?)

- Joder, me he quedado sin inspiración, voy a escribir un post contándolo y así relleno un poco. No que eso queda cutre, mejor me espero hasta que se me ocurra algo bueno y lo publico. O puedo poner un vídeo, que hace mucho que no pongo uno. No, mejor hago un refrito de enlaces. A la mierda, voy a borrar todo esto y a escribir un post de verdad.

- Huy Nesta, ¿para qué sirve este botón de publicar?

jueves, 8 de octubre de 2009

Coma menos, cague menos



(Este post contiene un archivo de audio)

Premio a la imaginación

Alury me ha dado este premio (¡muchas gracias!).



Como es un premio a la imaginación, supongo que tengo que compensarlo un poco y escribir algo imaginativo. Voy a hacer una cosa; voy a empezar a escribir lo que se me pase por la mente, así a lo loco, a ver que sale. Seguro que es lo peor que habéis leído, pero imaginación no le va a faltar.

«Una rana estaba saltando junto a un estanque, buscando un buen sitio para colocar sus huevos. Después de un buen rato encontró un sitio perfecto; un rellano a los pies de un árbol, protegido de los depredadores y a poca distancia del agua para que sus renacuajos pudieran alcanzar el estanque al nacer.

Cuando se estaba preparando para colocar los huevos, apareció una pequeña serpiente por la zona y se acercó a la rana. Esta se asustó y comenzó a brincar a toda velocidad para escapar, pero la serpiente de un solo salto agarró a la rana de un bocado en un anca. La rana cayó al suelo atrapada, pero la serpiente en vez de matarla, la dejó suelta para que pudiera huir.

De nuevo intentó escapar como pudo saltando, pero otra vez la serpiente volvió a atraparla y una vez en el suelo, la volvió a liberar. Después de un rato de este extraño ritual, la rana se quedó parada en el suelo y le preguntó a la serpiente:

- ¿Por qué no me matas de una vez? ¿Es que te diviertes así?
- Sí que me divierte, por eso no te mato.
- ¿Cómo?
- No te mato porque solo estoy jugando contigo. Es divertido.
- Puede que para ti lo sea, pero yo estoy sufriendo mucho.
- Eso no me importa, soy un animal, solo quería divertirme.
- Pero yo no quiero jugar contigo.
- Eso es lo de menos, yo soy más rápida y más fuerte, así que puedo hacer lo que quiera. Tú solo puedes tratar de huir.
- Eso es muy cruel.
- La crueldad es una cualidad humana, yo soy una serpiente y hago lo que quiero sin pensar en los demás.
- Pues eso es precisamente la crueldad. Los humanos que hacen lo que quieren sin pensar en los demás son crueles.
- Eso es un convencionalismo moral implantado por la sociedad, pero nosotros los animales no nos regimos por las mismas normas. Entre nosotros impera la ley del más fuerte.
- ¿Te gustaría que viniera ahora un cocodrilo y te devorara de un bocado?
- Por supuesto que no me gustaría, pero eso no significa que el cocodrilo sea cruel. No es más que un animal con hambre.
- Si tienes hambre, ¿por qué no me comes?
- No tengo hambre, no soy más que un animal con curiosidad.
- Pues creo que deberías tener en cuenta el daño que causas a los demás, es muy injusto para mí que me hagas sufrir de esta manera.
- La justicia también es un concepto humano, entre los animales no hay justicia que valga, no hay bien ni mal, eso solo son inventos del hombre para proteger a los débiles. Pero en la naturaleza los débiles simplemente se mueren. Así ha sido siempre y así debe ser.
- Entonces mátame de una vez y cumple con tu cometido.
- No pensaba matarte, solo iba a jugar un rato contigo y a dejarte ir, pero ya que me lo pides...

La serpiente abrió bien la boca y se trago a la rana, que murió lentamente en su estómago. Antes de expirar por completo, la rana le preguntó:

- ¿Sabías que las ranas que habitamos en este estanque tenemos un veneno en la piel que es mortal para cualquier depredador que nos ataque?

Y así murieron la rana y la serpiente, sin saber muy bien por qué, preguntándose si no sería mejor establecer unas normas, algo que protegiese a las ranas de los depredadores, y a estos de los animales venenosos. Pero eso, es cosa de humanos.»

Esto es lo primero que se me ha ocurrido, y me ha quedado muy Nietzscheniano, ¿no?

miércoles, 7 de octubre de 2009

La ciencia en España no necesita tijeras

Iba a poner la imagen que está circulando por la red, original de La aldea irreductible, pero me gusta mucho más esta de Sinergia sin control. Creo que es la forma más friki de decir pan para hoy, hambre para mañana.



Mi opinión al respecto es que hay otros sitios por donde recortar los presupuestos, pero tampoco es que sea algo nuevo. Los políticos españoles (al menos los que han gobernado hasta ahora) nunca han valorado suficientemente la ciencia y las posibilidades de crecimiento que esta aporta a la sociedad. Cualquier científico que destaque en su campo sabe que el mejor futuro profesional está en otro país, en el que se le valore adecuadamente. Nosotros de momento seguimos rellenando programas como Españoles por el mundo, aireando nuestras miserias en la televisión.

Cuestión de números

Hoy he estado un rato dándole vueltas a una cosa. Estaba pensando en la cantidad de años que lleva mi jefe en la empresa en la que trabajo, y como es posible que no lo hayan echado todavía.

La verdad es que tiene mérito aguantar tanto tiempo a pesar de que en numerosas ocasiones le han llovido hostias por todas partes. Ese creo que es uno de sus argumentos a favor, pero analizando fríamente los números, en los últimos cinco o seis años, nuestro departamento ha conseguido más contratos que ninguno, el producto ha mejorado enormemente y se ha convertido en la referencia del mercado en nuestro sector, y visto desde el punto de vista de la empresa, se han ido no menos de 30 personas (solo de mi departamento), en muchas ocasiones los que más tiempo llevaban (y por lo tanto, en general los que más cobraban), y han aligerado la nómina en momentos bastante jodidos.

La plantilla ahora está formada por gente con menos experiencia, mucho más barata, y sigue habiendo trabajo de sobra. Si yo fuera jefe, y no estuviera día a día viendo como trabaja, los datos solo me indicarían que obtiene buenos resultados.

Y pensar que todavía sigue pidiéndonos nuestra opinión para enviarle un correo a un cliente, por temor a meter la pata.

martes, 6 de octubre de 2009

Maratón de Carnaval

El domingo estuve en un maratón de carnaval (del de chirigotas, no del de mulatas semi desnudas) que se celebró en el Auditorio Rocío Jurado de Sevilla. Comenzó a las 12 de la mañana y a las 19:30 ya nos estábamos yendo, pero aun no había terminado. Más de 7 horas de un sol insoportable que en Sevilla, a pesar de ser octubre, hace que la temperatura supere los 35 grados.

Dos pérdidas de conocimiento a causa del calor, ni un solo hueco con sombra, y uno de los patrocinadores (y bien se encargaron de recordarlo) era Toldos Quitasol, que ironía.

A la hora de comer, 5.500 personas y un solo puesto de comida que, con tan solo una variedad de 5 ó 6 tipos de montaditos, no tenía nada preparado y tenía que ir haciéndolos sobre la marcha. Resultado, más de una hora de cola (al sol de nuevo).

Por lo demás, todo bastante bien, las agrupaciones se esforzaron al 100% en que la gente se lo pasara bien, con actuaciones originales y haciendo participar a la gente. Me reí bastante, y al precio que tenían las entradas, mereció la pena, a pesar de quemarme y que ayer el cuello de la camisa me pareciera un collar de espinas.

lunes, 5 de octubre de 2009

El futuro que nos espera

Un juez colombiano ordena el embargo de una tumba para pagar una deuda de 10.000 dólares. Supongo que el magistrado pensó que el deudor prefería morirse antes que saldar su deuda.

No creo que a un muerto le importe mucho que le quiten la tumba (un féretro valorado en 4.000 dólares, no sé de qué estaría hecho), pero puestos a saquear sepulturas, seguro que hay grandes fortunas enterradas en los grandes mausoleos de las familias más ricas. Rebuscando un poco aquí y allá, se le buscan las cosquillas, y a desvalijar tumbas se ha dicho.

Tal como está el panorama económico actual, y viendo el precio de las viviendas, las próximas hipotecas seguro que tendrán una cláusula post mortem, para que puedan sacarte del hoyo y quitarte hasta los empastes, porque a ver quien es el guapo que termina de pagar la hipoteca de 40 años antes de morirse.

sábado, 3 de octubre de 2009

El señor de pelo gris

Un señor de pelo gris ha estado siguiéndome toda la tarde. Yo tenía que hacer varios mandados y allá donde iba, ahí aparecía el señor de pelo gris. En el zapatero, en la frutería y en la oficina de Correos. Iba paseando por la calle y sentía su presencia, sentía como me seguía.

Durante un rato he intentado darle esquinazo, pero ese señor de pelo gris está en forma, por mucho que corría siempre acababa alcanzándome. Al final he tenido que darme la vuelta y encararle para preguntarle si me conocía de algo y si me estaba siguiendo. El señor de pelo gris me ha dicho que le suena mi cara, que cree que es vecino mío, no recuerda donde vive y estaba siguiéndome para ver si pasaba cerca de su casa y le ayudaba a llegar.

Después de eso hemos andado camino a mi casa, pero seguía sin sonarle nada. He dado una vuelta con él por la manzana, y tampoco. Hemos recorrido medio barrio, pero seguía sin recordar donde vivía. Hasta que en un momento dado, hemos pasado junto a una sucursal bancaria, y al ver unos cartones tirados en la puerta, el señor de pelo gris se ha parado y me ha dicho, "ahora creo que empiezo a recordar, mi casa es como esa, está en la puerta de un banco y en el suelo hay cartones, igual que esos".

El señor de pelo gris es una persona sin hogar, sin familia y sin memoria. No sé por qué está en esa situación, porque él no lo recuerda y no ha podido contármelo. El señor de pelo gris no es mi amigo, ni lo será, no es de mi familia, ni siquiera es un conocido, es solo otra persona que vive en la calle. Si mañana tres niñatos le rocían con gasolina y le prenden fuego, la mayoría estará cabreada con esos críos que juegan a ser delincuentes. Y entonces empezaremos a plantearnos de nuevo en qué falla nuestra sociedad, cuestionaremos el sistema educativo, y abroncaremos a todos los padres (menos a nosotros mismos, que somos padres ejemplares), por no haber sabido educar a sus hijos.

El señor de pelo gris no es nadie, no es un ser real, no existe. El señor de pelo gris es una mancha que le ha salido a este sistema que está por encima de las personas, un sistema que no mira al pasado para aprender de sus errores, una enorme maquinaria que necesita que el mundo gire, que avance sin cesar dejando atrás a quien no pueda agarrarse. El señor de pelo gris es una pieza defectuosa, un engranaje que se ha salido de su sitio, que nos hace girarnos al pasar y pensar, "menos mal que yo tengo un techo bajo el que dormir, qué vida más triste debe tener ese señor". Y la maquinaria sigue girando, aunque pierda piezas por el camino, porque las otras piezas ya nos encargamos de rellenar los huecos con nuevos engranajes. ¡Qué sistema más jodidamente perfecto!

viernes, 2 de octubre de 2009

Aprender

A lo largo de nuestra vida vamos cambiando, de forma de pensar, de personalidad, de costumbres y en general de casi todo. Pero hay algo que nunca deberíamos dejar de hacer; aprender. Uno de los muchos refranes que no me gustan nada es el de la curiosidad mató al gato. Como si la curiosidad fuese algo malo.

Sé que conforme vaya haciéndome mayor, dejaré de lado muchos hábitos, seré un viejo muy despistado que repetirá batallitas una y otra vez, mientras los que me rodean soportan estoicamente mi discurso. Pero no me gustaría nunca dejar de aprender cosas, ni dejar de sentir curiosidad. No puedo imaginarme sentado en un sofá sin nada que hacer, esperando que pase el tiempo y llegue el señor de la guadaña a invitarme a dar un paseo (creo que he visto demasiadas películas de Woody Allen).

Conozco pocas personas mayores que sigan teniendo ganas de aprender, y me pregunto muchas veces si será cosa de la edad, o es que esas personas nunca tuvieron interés. Yo de mayor me imagino jugando a la videoconsola, o descargándome una serie de Internet (supongo que directamente al cerebro), o saliendo con la cámara a hacer fotos, o cualquier cosa por la que me haya dado y para la que nunca tenga la constancia necesaria.

Y por supuesto me imagino escribiendo en este blog (que os llegará vía telepática) las cosas que se me pasen por la cabeza, que espero que sigan siendo muchas. Así que nada, nos vemos en 40 años.

jueves, 1 de octubre de 2009

La Casa Real dispondrá "solo" de 8,9 millones de euros para el próximo año

El gobierno ha congelado el presupuesto de la Casa Real por primera vez en su historia. Para dar ejemplo a los españoles de que es época de apretarse el cinturón, la familia real solo dispondrá el próximo año de 8,9 millones de euros.

Sorprendentes declaraciones de su majestad Don Juan Carlos: "Con eso no nos llega ni para arreglar el yate. Esto es inhumano, bastante esfuerzo me costó conseguir este trabajo para que ahora me den este trato. Yo que lo he dado todo por este país, y así me lo pagan".

El príncipe por su parte ha dicho: "A ver quien le explica a Letizia ahora que no podremos reformar la piscina de la casa del mayordomo, con la ilusión que le hacía poner un suelo de diamantes".

Para el próximo año se preparan otras medidas económicas que darán mucho que hablar:

- Reducir la cantidad de caviar (de 35 a 30 huevas) que se sirve en cada canapé en las recepciones en Moncloa.
- Sacar la tarjeta de puntos de Cepsa para el coche oficial de Zapatero.
- Quitar el jacuzzi del avión presidencial.

Aclaración, el primer párrafo del post es totalmente verídico.