miércoles, 7 de octubre de 2009

Cuestión de números

Hoy he estado un rato dándole vueltas a una cosa. Estaba pensando en la cantidad de años que lleva mi jefe en la empresa en la que trabajo, y como es posible que no lo hayan echado todavía.

La verdad es que tiene mérito aguantar tanto tiempo a pesar de que en numerosas ocasiones le han llovido hostias por todas partes. Ese creo que es uno de sus argumentos a favor, pero analizando fríamente los números, en los últimos cinco o seis años, nuestro departamento ha conseguido más contratos que ninguno, el producto ha mejorado enormemente y se ha convertido en la referencia del mercado en nuestro sector, y visto desde el punto de vista de la empresa, se han ido no menos de 30 personas (solo de mi departamento), en muchas ocasiones los que más tiempo llevaban (y por lo tanto, en general los que más cobraban), y han aligerado la nómina en momentos bastante jodidos.

La plantilla ahora está formada por gente con menos experiencia, mucho más barata, y sigue habiendo trabajo de sobra. Si yo fuera jefe, y no estuviera día a día viendo como trabaja, los datos solo me indicarían que obtiene buenos resultados.

Y pensar que todavía sigue pidiéndonos nuestra opinión para enviarle un correo a un cliente, por temor a meter la pata.

No hay comentarios: