lunes, 5 de octubre de 2009

El futuro que nos espera

Un juez colombiano ordena el embargo de una tumba para pagar una deuda de 10.000 dólares. Supongo que el magistrado pensó que el deudor prefería morirse antes que saldar su deuda.

No creo que a un muerto le importe mucho que le quiten la tumba (un féretro valorado en 4.000 dólares, no sé de qué estaría hecho), pero puestos a saquear sepulturas, seguro que hay grandes fortunas enterradas en los grandes mausoleos de las familias más ricas. Rebuscando un poco aquí y allá, se le buscan las cosquillas, y a desvalijar tumbas se ha dicho.

Tal como está el panorama económico actual, y viendo el precio de las viviendas, las próximas hipotecas seguro que tendrán una cláusula post mortem, para que puedan sacarte del hoyo y quitarte hasta los empastes, porque a ver quien es el guapo que termina de pagar la hipoteca de 40 años antes de morirse.

4 comentarios:

Alury dijo...

Por favor.... ni a los muertos los dejan en paz!!!! ¬¬

Y el cuerpo?¿?¿ A una fosa común?¿?¿

Nesta dijo...

@Alury, el cuerpo creo que lo usaron para hacer salchichas :D

Janton dijo...

Pero amigo Nesta, ¡Ya hay hipotecas post mortem!

¿Qué son si no esas hipotecas a 50 años que, suscritas por alguien de más de 30, nos indica la lógica elemental que solo se pueden acabar convirtiendo en deudas para sus hijos?

Lo de embargar la tumba... Sé bien por cierta parte de mi trabajo (Con casi total seguridad, la peor parte) lo que cuestan entierros, funerales, responsos y demás prosopopeyas fúnebres, y oye, no me extraña que lo embarguen, que vale todo junto un ojo de la cara!

Nesta dijo...

@Janton, si sus hijos no renuncian a la herencia, que en casos así podría ser aconsejable. A mi personalmente prefiero que me incineren y me tiren al mar, que será más barato que mantener una tumba durante años, no creo que haya que invertir ese dineral en alguien que ya no se va a quejar.