jueves, 29 de octubre de 2009

La pregunta sorpresa

Últimamente me está pasando una cosa un poco extraña. La gente me asalta por la calle con una pregunta, así de sopetón, sin un perdona, o un disculpa.

El otro día estaba dando un paseo con mi novia cuando se nos acerco una mujer hablando en un tono de voz bastante alto. Lo primero que entendí fue "bébete las aguas", por lo que pensé que la mujer estaba loca, me di media vuelta y comencé a caminar de nuevo. Al mirar hacia atrás, vi la cara de la mujer extrañada, como si no comprendiera mi actitud, así que le di una segunda oportunidad, y esta vez pude entender como decía "Virgen de las Aguas", el nombre de una calle cercana. Tuve que sobreentender que me estaba preguntando donde estaba la calle. Parece que la frase "perdona, ¿sabes donde está la calle Virgen de las Aguas?", es una construcción demasiado compleja e innecesaria hoy en día.

Ayer iba andando hacia mi casa después de aparcar cuando una conductora me gritó desde su coche en marcha. Lo primero que se me vino a la cabeza es que me estaba echando un piropo, al más puro estilo albañil. Pero como eso no me cuadraba mucho, intenté comprender lo que me estaba diciendo. "¿Vas a sacar algún coche?". Así, sin más. Para qué malgastar más palabras pudiendo simplificar. De hecho creo que hubiera bastado un "¿sacar coche?", mucho más conciso. Mi respuesta esta vez fue en la misma tónica, un "no" gritado desde lejos sin pararme y mientras me giraba de nuevo para continuar caminando.

No soy yo precisamente amante de los formalismos, pero al menos a mí me resulta complicado entender lo que me dicen si antes no llaman mi atención de alguna forma. Cuando voy por la calle, normalmente no estoy pendiente de la gente que me rodea, voy sumido en mis pensamientos, dentro de mi burbuja, y si alguien quiere preguntarme algo tiene que sacarme antes de ese estado. ¿Es mucho pedir?

6 comentarios:

n.vázquez dijo...

no.

Ellohir dijo...

Me recuerdas a la indignación que sentí cuando un contestador automático me tuteó: "El móvil al que llamas está apagado o fuera de cobertura. Inténtalo más tarde".

Las personas nos pierden el respeto, después las máquinas... ¿Qué será lo próximo?

Alury dijo...

jajajajajajaj... Tienes toda la razón.

A mi hay otra cosa que me repatea mucho (aunque no tenga mucho que ver con el tema).
Normalmente, para saludar, en toda la isla de Tenerife (no sé cómo será fuera) se dan dos besos cuando saludas a alguien, pero en la capital (S/C), la gente tiene la costumbre de dar solo uno. Y allí estoy yo... con la cara puesta como una gilipollas esperando un segundo beso mientras la persona ya se ha apartado... ¬¬

Nesta dijo...

@Alury, yo tengo la costumbre de dar 2 besos, pero mi cuñada siempre nos dice que eso es entre desconocidos, que cuando conoces a alguien se da solo un beso. En Rusia creo que se saluda con 3 besos.

Todd dijo...

No, no es mucho pedir. De hecho es necesario.

Hay que seguir con los Noes con esa gente, hasta que aprendan.

Maybellene dijo...

Si la gente no se levanta en el metro para ceder el asiento a un anciano de 80 años, dudo que se detengan a pensar en un "por favor" "gracias" etc...