jueves, 8 de octubre de 2009

Premio a la imaginación

Alury me ha dado este premio (¡muchas gracias!).



Como es un premio a la imaginación, supongo que tengo que compensarlo un poco y escribir algo imaginativo. Voy a hacer una cosa; voy a empezar a escribir lo que se me pase por la mente, así a lo loco, a ver que sale. Seguro que es lo peor que habéis leído, pero imaginación no le va a faltar.

«Una rana estaba saltando junto a un estanque, buscando un buen sitio para colocar sus huevos. Después de un buen rato encontró un sitio perfecto; un rellano a los pies de un árbol, protegido de los depredadores y a poca distancia del agua para que sus renacuajos pudieran alcanzar el estanque al nacer.

Cuando se estaba preparando para colocar los huevos, apareció una pequeña serpiente por la zona y se acercó a la rana. Esta se asustó y comenzó a brincar a toda velocidad para escapar, pero la serpiente de un solo salto agarró a la rana de un bocado en un anca. La rana cayó al suelo atrapada, pero la serpiente en vez de matarla, la dejó suelta para que pudiera huir.

De nuevo intentó escapar como pudo saltando, pero otra vez la serpiente volvió a atraparla y una vez en el suelo, la volvió a liberar. Después de un rato de este extraño ritual, la rana se quedó parada en el suelo y le preguntó a la serpiente:

- ¿Por qué no me matas de una vez? ¿Es que te diviertes así?
- Sí que me divierte, por eso no te mato.
- ¿Cómo?
- No te mato porque solo estoy jugando contigo. Es divertido.
- Puede que para ti lo sea, pero yo estoy sufriendo mucho.
- Eso no me importa, soy un animal, solo quería divertirme.
- Pero yo no quiero jugar contigo.
- Eso es lo de menos, yo soy más rápida y más fuerte, así que puedo hacer lo que quiera. Tú solo puedes tratar de huir.
- Eso es muy cruel.
- La crueldad es una cualidad humana, yo soy una serpiente y hago lo que quiero sin pensar en los demás.
- Pues eso es precisamente la crueldad. Los humanos que hacen lo que quieren sin pensar en los demás son crueles.
- Eso es un convencionalismo moral implantado por la sociedad, pero nosotros los animales no nos regimos por las mismas normas. Entre nosotros impera la ley del más fuerte.
- ¿Te gustaría que viniera ahora un cocodrilo y te devorara de un bocado?
- Por supuesto que no me gustaría, pero eso no significa que el cocodrilo sea cruel. No es más que un animal con hambre.
- Si tienes hambre, ¿por qué no me comes?
- No tengo hambre, no soy más que un animal con curiosidad.
- Pues creo que deberías tener en cuenta el daño que causas a los demás, es muy injusto para mí que me hagas sufrir de esta manera.
- La justicia también es un concepto humano, entre los animales no hay justicia que valga, no hay bien ni mal, eso solo son inventos del hombre para proteger a los débiles. Pero en la naturaleza los débiles simplemente se mueren. Así ha sido siempre y así debe ser.
- Entonces mátame de una vez y cumple con tu cometido.
- No pensaba matarte, solo iba a jugar un rato contigo y a dejarte ir, pero ya que me lo pides...

La serpiente abrió bien la boca y se trago a la rana, que murió lentamente en su estómago. Antes de expirar por completo, la rana le preguntó:

- ¿Sabías que las ranas que habitamos en este estanque tenemos un veneno en la piel que es mortal para cualquier depredador que nos ataque?

Y así murieron la rana y la serpiente, sin saber muy bien por qué, preguntándose si no sería mejor establecer unas normas, algo que protegiese a las ranas de los depredadores, y a estos de los animales venenosos. Pero eso, es cosa de humanos.»

Esto es lo primero que se me ha ocurrido, y me ha quedado muy Nietzscheniano, ¿no?

7 comentarios:

Banyuken.es dijo...

Si esto es lo primero que se te ha ocurrido, no quiero pensar en lo que se te puede ocurrir si te pegas un finde meditando.

n.vázquez dijo...

Es verdad, Nefta. Parece una mezcla de Esopo y Nietsche. Me ha hecho gracia, porque antes de que lo dijeras al final, me estaba recordando a Nietsche y te lo iba a decir. Como lector tienes buenos fundamentos. Además, me ha gustado mucho.

ANA dijo...

Tu ya sabes que yo no soy objetiva, que todo lo que haces me encanta, pero creo que verdaderamente escribes de maravilla y tienes una imaginación prodigiosa. Sigue así.

Elrohir dijo...

Sería perfecto si las ranas no pusieran sus huevos en el agua.
Eso es todo lo que puedo opinar. La parte trascendente la dejaré a los entendidos...

Nesta dijo...

@Elrohir, dista mucho de ser perfecto, no era esa mi intención.

Alury dijo...

Muchas de nadas!!! XD

Hace falta mucha imaginación para hacer lo que haces todos los días. Hoy creo que le has puesto una bonita guinda :D

Anónimo dijo...

Mientras lo leía he pensado en Jorge Bucay, tu estilo es muy parecido. Me encanta.