viernes, 16 de octubre de 2009

Que nadie se ofenda

El otro día viendo una entrevista a José A. Pérez, el autor de mimesacojea.com, me llamó la atención una frase que decía que, si haces humor, siempre vas a ofender a alguien. Si haces un chiste sobre Lepe, a la gente de Lepe no le sentará muy bien que digamos. Esas eran más o menos las palabras.

Yo creo que no solo haciendo humor se ofende a alguien, cuando se da una opinión crítica sobre algo, siempre va a haber alguien que se sienta ofendido. ¿Hay que procurar entonces no hacer bromas ni ser críticos para no ofender a los demás?

Sentirse ofendido es algo totalmente voluntario. Yo puedo sentirme ofendido por cualquier cosa, por más trivial que sea. Si critico algo que considero injusto, habrá quien opine lo contrario, y podría sentirse ofendido, pero la responsabilidad es de la parte ofendida. No estoy hablando de provocar a alguien con el único fin de sacarlo de sus casillas, me refiero a una opinión personal, que puede gustar o no a otra persona, pero que es lo que pienso al fin y al cabo.

En la calle, uno no va soltando su opinión a la gente a la cara, a no ser que alguien te la pida, o que tengas suficiente confianza con esa persona. Al menos no debería ser así, que no estamos en Gran Hermano. Pero en Internet, cuando uno escribe una entrada en un blog o en cualquier medio, si los comentarios están habilitados, se expone a que cualquiera dé su opinión sobre lo que ha escrito y pueda llegar a ofenderle. De igual manera, cualquier persona puede leer el texto y sentirse ofendido.

Si cada vez que alguien escribe una entrada o un comentario, tuviera que pensar en todas las posibles personas que pueden leerlo, para no ofender a nadie, no sería posible decir prácticamente nada. Los blogs estarían llenos de contenidos insípidos (para mi gusto, que habrá a quien sí le guste) y de buen rollito, de peloteos innecesarios y elogios inmerecidos. Pastelandia.

Yo prefiero leer de vez en cuando algo que me encienda la chispa, que me incite a pensar una respuesta bien argumentada para zaherir (de buen rollo), que se cree una polémica y la gente se vea obligada a pensar un poco. Así que, por favor, si escribo algo que os ofenda, respirad profundamente, esperad varios segundos antes de contestar, y después ya podéis darme todos los palos que os apetezca, pero sin acritud. Se abre la veda.

8 comentarios:

Twat Boy dijo...

Completamente de acuerdo. Esto de los blogs debería ser un lugar de encuentros y encontronazos ideológicos.
¡Un saludo a todos!

Nesta dijo...

No hombre, tenías que discrepar, si estamos todos de acuerdo se va a la mierda el planteamiento, que alguien me insulte o algo...

mortiziia dijo...

Hombre, mientras el Quijote y yo pululemos por tu blog, estás a salvo de la ausencia de venas palpitantes :D

A mí en cierto modo me "gusta" sentirme ofendida, aunque me resulte difícil explicar el motivo. Si no me ofendiera por nada, no tendría una postura con respecto a nada, no tendría una implicación con nada, no me correría la sangre por las venas ("sangre" abstracta). También soy una equal opportunity offender, hay que dar y recibir ofensas para sentir el fluir de la sangre.

Nesta dijo...

@mortiziia, yo por mi parte seguiré intentando ofenderos lo máximo posible, así animamos un poco el cotarro ;)

CarlosBlanco dijo...

y yo que esperaba que al final contaras un chistes de leperos. Que desilusión de post

Miriam dijo...

No estoy de acuerdo con que sentirse ofendido sea algo voluntario. Y ahora un ejemplo de la vida practica de Mirichán.

Iba yo un día feliz por la oficina y unos compañeros estaban hablando. De refilón oí la palabra "Asturias" y como soy asturiana, me acerqué de inmediato. Como un resorte oiga. Les pregunté de qué hablaban y al parecer, la chica había tenido un novio asturiano, lo estaba dejando con él y dijo como tres veces seguidas "Que se vaya a Asturias y se pudra, y todos los asturianos con él".

Yo soy asturiana.

Obviamente no le dije nada en ese momento (para qué) pero me sentí ofendida; y no fue una acción voluntaria "pues ahora me ofendo". Fue un resorte. Al fin y al cabo me estaba diciendo que me pudriera!

Sentirse ofendido no es voluntario. Actuar como ofendido, sí.

Todd dijo...

Es exactamente la razón por la que he posteado muy pero muy poco últimamente en mi blog. Por no querer crear polémica y demás.

Nesta dijo...

@CarlosBlanco, es que no me acuerdo de ninguno, soy muy malo con los chistes.

@Miriam, yo si escucho a alguien decir que se pudran todos los sevillanos, no me ofendo, me hace gracia, y me da un poco de pena que alguien pueda generalizar y decir tonterías de ese tipo. De todos modos una cosa es ir por ahí insultando y otra es dar una opinión que a alguien le pueda molestar.

@Todd, la polémica no la crea el que escribe, la crean los que siguen después con ella.