sábado, 27 de marzo de 2010

Devotos

Dios (nótese la ironía), como odio la semana santa.

1 comentario:

Anónimo dijo...

buenísima