miércoles, 18 de agosto de 2010

Origen (Inception)

Estas últimas dos semanas de vacaciones, saque un rato para ir a ver una película que tenía unas ganas enormes; hacía tiempo que no salía tan satisfecho del cine. Me encantó la idea y el ritmo de la película, aunque al intentar contar tantas cosas en tan poco tiempo da la impresión de que se queda corta, le hubiera faltado media hora para no tener que narrar situaciones que es mejor ver por uno mismo.

Quitando eso, el resto es un peliculón con mayúsculas. Dos horas y media de acción enrevesada y compleja, una película para los amantes de la ciencia ficción, con un ritmo impresionante y un final de los que te deja una sonrisilla de tonto, de los que te implantan una idea en la mente a la que empiezas a darle vueltas. Como a cualquier obra, se le pueden encontrar defectos, pero con tantas virtudes no me apetece nada buscarlos.

Mi película favorita es (y sigue siendo) Matrix, y Origen le da una vuelta de tuerca más a una idea parecida, aunque no tan genialmente resuelta como la obra de los hermanos Wachowski. Y eso ya es decir mucho.

No hay comentarios: