sábado, 11 de septiembre de 2010

iLógico

¿Habéis visto alguna vez la típica escena de película, en la que una mujer despampanante está tomando una copa en el bar de un hotel, comienza a intercambiar miradas con un ejecutivo enchaquetado, y acaba dándole la llave de su habitación mientras pasa por su lado para coger el ascensor y subir a su planta?



Yo siempre me pregunto, una vez que ella está arriba, ¿cómo abre la puerta de su habitación?

7 comentarios:

Himliano dijo...

Buena pregunta... ¿tal vez convenciendo a alguien de la plantilla del hotel de que se ha dejado la llave dentro?

Irune dijo...

jajaja es verdad! ¡nunca lo había pensado!

el video muy bueno! pobres hombres...

Alury dijo...

Como no lo espere por fuera hasta que el don se digne a subir.... ¡Porque como no quiera ir se queda colgadísima! xD

Janton dijo...

Es cierto, aunque nunca lo había pensado, una de taaantas licencias poéticas del cine y la televisión, que son muchas. A modo de ejemplo:

-NUNCA es necesario buscar aparacamiento. El protagonista SIEMPRE encuentra una plaza vacía justo frente a la casa que visita.

-Todos los ordenadores tienen contraseña para entrar, cosa bien inútil, porque el protagonista SIEMPRE descubre la contraseña y logra introducirse en el sistema.

-Todo policías será obligado a dejar sistemáticamente el caso que investiga en cuanto descubra una prueba trascendente para dicha investigación...

Y así podíamos seguir ad infinitum.

mortiziia dijo...

Con su otra tarjeta o llave. Siempre te dan dos en los hoteles de mínima categoría en Europa y en todos los de Estados Unidos, donde la cama más pequeña que hay en un hotel es tamaño Queen (que en Europa es King), da igual que seas solamente una persona.

Nesta dijo...

Yo es que solo voy a hoteles de mala muerte en los que te dan una única tarjeta/llave (en España y en Europa). No me da el presupuesto para tanto :(

ANA dijo...

Lo de hoteles de mala muerte, lo dices tú, porque, tanto en España como en Europa, hoteles de 4 estrellas (medianos) a mi en particular nunca me han dado nada mas que una tarjeta/llave. El último ha sido en Praga de la cadena Barceló y de 4 estrellas. Un beso