domingo, 12 de septiembre de 2010

iLógico

Ayer, mientras esperaba en la parada del autobús, un chico de unos 16 años, disfrazado de Puff Daddy, comentaba con sus amigos que lo más increíble era sacar como costalero el paso de Los Panaderos.

1 comentario:

Janton dijo...

Ays esas paradojas interculturales o transculturales o ya no sé cómo denominarlas...

Recuerdo hace muchos años el impacto que me causó ver a punkies de cresta azucarada y tatuajes satánicos bailando sardanas en la plaza de la catedral...