jueves, 3 de febrero de 2011

Miel

La miel es una sustancia con muchas peculiaridades.

Es más dulce que el azúcar y el ser humano lleva usándola desde la prehistoria.

La miel no caduca, se conserva extraordinariamente bien debido a su baja concentración de agua (18% aproximadamente), por lo que ha sido posible encontrar tarros de miel con más de 2000 años en perfectas condiciones en excavaciones egipcias. Es por esto que antiguamente se usaba para transportar restos humanos. Alejandro Magno fue transportado desde Babilonia hasta Alejandría sumergido en miel.

Además de su gran poder conservante, contiene una enzima llamada glucosa oxidasa que libera peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) al entrar en contacto con una herida, por lo que también es un buen cicatrizante. Tiene propiedades antimicrobianas, antisépticas y astringentes, por lo que es usada en la elaboración de cremas y mascarillas.

Como contrapartida a estas virtudes, la miel es altamente calórica (unas 350 calorías cada 100 gramos), aunque en dietas de deportistas esto puede suponer una ventaja.

Sin embargo, este alimento repleto de buenas cualidades no siempre resulta saludable. Es un fluido producido por las abejas a partir del néctar de las flores. Debido a que estas flores suelen ser silvestres, en determinados momentos y lugares, la miel producida puede ser altamente tóxica para los humanos, llegando a ser mortal. En algunas zonas, después de la temporada de flores, se vacían por completo las colmenas para evitar envenenamientos accidentales.

P.D. No tengo acciones de ninguna compañía productora de miel.

3 comentarios:

Twat Boy dijo...

Yo he descubierto la miel ahora que soy mayor, ahora que estoy aprendiendo a comer, ahora que también como acelgas y alcachofas ¡¡¡ja ja ja!!!

antonio dijo...

Y con un poquito de zumo de limón te quita los resfriados de momento.
Los sabores agridulces con pollo, ternera o cerdo con un poquito de miel ganan mucho.
Pero no hay que abusar que empalaga.
Buenas noches.... y buena suerte

Alury dijo...

Cuando tengo el gripón, se la pongo a la leche muuuuuuuuuuuuy caliente y... manita de santo!!!

(con el yogurt tb está de vicio)