martes, 11 de septiembre de 2012

Los liberales y la gran farsa de la democracia.

Imagen: Flickr
Ahora que muchos países están haciendo recortes y subiendo los impuestos, se oyen muchas voces de liberales que defienden la no intervención del gobierno en la economía. Dicen ellos que, la economía es demasiado compleja, que un gobierno no puede regular correctamente algo tan complicado. No dicen lo mismo sin embargo de, por ejemplo, la justicia. A nadie se le ocurre decir que el gobierno no debe regular las leyes. Si alguien propusiera que a partir de ahora cualquier disputa se resuelva mediante la ley del más fuerte, estos liberales se rasgarían las vestiduras; pero claro, la justicia no es algo complejo, es muy sencillo (que se lo pregunten a un juez).

Esta es la época que nos ha tocado vivir, la era de la hipocresía.

El gobierno francés va a subir los impuestos a grandes bancos, empresas energéticas con acciones de petróleo, hogares adinerados y grandes corporaciones. Sin entrar en detalles y análisis, que seguro que hay cientos que defienden esta postura y cientos que la critican (todos ellos con grandes rezonamientos indiscutibles), creo que el sentido común nos dice que deben aportar más los que más tienen. Hace poco vi una entrevista en la que el director de Zinkia, la productora de Pocoyó, defendía que a los ricos hay que bajarles los impuestos, porque son los que más consumen y más riqueza generan de esta forma. En un momento dado comentó que si subían los impuestos a los más ricos, estos se iban a ir del país. Sí, claro, seguro. Por eso hay una oleada de inmigrantes de los muchos países europeos que pagan más impuestos que los españoles.

En primer lugar, una persona que tiene un negocio en su país, no puede de la noche a la mañana irse a otro como el que se va un fin de semana a Roma. La gente, en general, paga por tener una calidad de vida, no al revés. Te puedes ir a vivir a Ruanda, donde seguramente pagarás menos impuestos, pero seguro que te gusta tener una bonita casa con vistas al pirineo aragonés. Segundo, una persona que se enriquece en un país, que tiene la oportunidad de ganar mucho dinero, debería ser el primero en querer aportar más para hacer una sociedad mejor. Yo personalmente no querría ser el más rico de Afganistán y no poder salir de mi casa. Pero claro, la solidaridad no es algo que podamos exigirle a todas las personas.

Teniendo en cuenta que los seres humanos son egoístas por naturaleza, las sociedades establecen una serie de normas, reglas de convivencia para que tu vecino no viole a tu mujer, o que un compañero de trabajo no te robe tu salario. Esas reglas que todos exigimos que sean cumplidas, parece que no tienen nada que ver con la economía. La economía es para algunos una ciudad sin ley donde casi todo vale (menos robarle a un rico, claro).

En realidad podríamos aplicar estas teorías, no creo que sean mejores o peores que un estricto control, pero vamos a aplicarlas de verdad, y en todos los ámbitos. Vamos a vivir en anarquía, sin un gobierno que lo controle todo, porque la política es algo muy complejo que no se puede regular. Que cada cual consiga lo mejor que pueda con sus medios, sin intervenciones de policías ni jueces. Dentro de unos días, cuando no tenga nada que comer, me colaré en la casa de un rico a robarle, venderé todo lo que pueda y así podré comer. Y será justo. Y no habrá una policía que lo proteja de eso ni una justicia que me juzgue. Dejemos que el sistema se regule solo. A lo mejor descubrimos que muchos de los que ahora tienen grandes riquezas, en ese mundo sin leyes ni control, no serían ricos. A lo mejor ni siquiera sobrevivirían.

Por último, una idea descabellada sobre cómo gestionar los impuestos. En épocas de crecimiento económico, impuestos más altos y austeridad de las instituciones públicas para ahorrar. En épocas de crisis, grandes inversiones públicas para crear empleo y fomentar el crecimiento económico. Justo lo contrario de lo que se está haciendo ahora en casi toda Europa. Pero claro, la economía es algo demasiado complejo como para que un necio como yo tenga una opinión acertada.

domingo, 9 de septiembre de 2012

2015, año Mariano

Imagen: Flickr
Utilizando el visor temporal que he fabricado dentro de 30 años y me he enviado a mí mismo a través del tiempo, he conseguido unas declaraciones de Mariano Rajoy en el 2015. Aquí os las dejo en primicia mundial:

"Españoles, sé que estamos viviendo momentos complicados, que todos estamos preocupados con la tasa de desempleo, que ha alcanzado la cota histórica del 99,99%. Entendemos vuestras preocupaciones, porque son también las nuestras.

Desde esta paradisíaca isla os quiero decir, que no descansamos ni un minuto en la búsqueda de nuevas soluciones que saquen al país de esta crisis global. Como bien sabréis, incluso en Alemania, país próspero donde los haya, el paro roza un alarmante 3% de la población.

Todos estamos sufriendo esta terrible situación. Ayer mismo, la cuñada de Esperanza Aguirre se torció un tobillo jugando al voley playa, mientras se devanaba los sesos para encontrar una solución al problema del desempleo. Pero no nos rendiremos; estamos seguros de que invertir la riqueza nacional para alejarnos del problema y así poder verlo en perspectiva, nos dará el punto de vista necesario para encontrar nuevas y brillantes ideas.

No os preocupéis, españoles, porque desde nuestro partido sabremos invertir todo vuestro dinero por el bien común. Ahora os dejo, voy a cortar esta videoconferencia, que aquí las masajistas van ligeras de ropa y no quiero pervertir vuestras mentes. Saludos desde nuestro "Retiro de Pensadores para el Futuro".