martes, 13 de mayo de 2014

Tú di que vas de mi parte

Imagen: Flickr

Los "amigos" están hundiendo el país. Existe una cultura del enchufismo en España que es tremendamente dañina. Nos indigna ver los miles de asesores de confianza trabajando para altos cargos públicos, porque son sus amigos; pero la mayoría de la gente aprovecha esa misma situación para conseguir un puesto de trabajo si tiene la oportunidad. Es muy español eso, ver la paja en el ojo ajeno.

Desde hace unos meses, las noticias sobre jóvenes altamente preparados que tienen que abandonar el país en busca de una oportunidad laboral, inundan los medios de comunicación. Jóvenes que posiblemente han dedicado sus años de estudios a prepararse al máximo para encontrar un puesto de trabajo cualificado. Menuda sorpresa cuando van a buscarlo y descubren que esos puestos ya están asignados para el "hijo de", el "cuñado de" o el "amigo de". Sale más a cuenta dedicar tus esfuerzos a tener una buena "red de contactos", que a esforzarte en ser un buen profesional.

Si la cosa continúa así, en unos años sólo quedarán en este país enchufados, dependientes de Inditex, empleados de McDonald y albañiles en paro trabajando en negro. Por supuesto, un "recomendado" puede ser buen trabajador, lo cortés no quita lo valiente. El problema es que una empresa debería buscar siempre tener los mejores empleados posibles, y los mejores se están yendo del país porque no encuentran quien les "recomiende".

P.D. Acabo de caer en que en unos años, para trabajar en Inditex o en McDonald habrá que conocer a alguien.