viernes, 20 de febrero de 2015

Magalomanía alemana

Nuremberg-Nazi_3067
Imagen: Flickr
Alemania sigue queriendo ejercer de poder supremo en Europa. No es el dinero lo que está en juego, es la supremacía de un modelo, es la credibilidad de un país y de un gobierno que llevan décadas jugando a padres de la Unión Europea. Porque, ¿qué pasaría si Grecia devolviera el dinero prestado aplicando unas políticas distintas a las que impone Alemania? ¿Cómo se justificaría entonces imponer dichas políticas en otros países?

De eso es de lo que se trata. El préstamo que Grecia solicita a la Unión Europea, viene rodeado de condiciones que van mucho más allá cómo se paga esa deuda. Son condiciones acerca del IVA o de las pensiones. Son condiciones que Alemania no puede imponer por la fuerza en Grecia porque de momento es un país soberano, pero que quiere imponer con el chantaje, porque permitir otras formas de hacer economía es un pecado para Merkel.

En España, los títeres del gobierno le siguen el juego a su amo y señor, mostrándose implacables, en su afán por desacreditar al gobierno de Syriza ante el auge de Podemos. Están acabando con la poca credibilidad que le va quedando a la Unión Europea, porque a la vista de las últimas negociaciones, más nos valdría a todos empezar a pensar en desligar nuestra economía y salir cuanto antes de esta trampa, no vaya a ser que mañana a Merkel se le antoje que Mallorca sea territorio alemán.

Viendo el panorama, creo que cuando lleguen las próximas elecciones en Alemania, deberíamos votar todos los europeos. Si van a gobernarnos, al menos que podamos elegirlos.

miércoles, 18 de febrero de 2015

Reforma del código penal

Ley
Imagen: Flickr
En la lucha contra la corrupción, se echa de menos que los partidos que legislan (PP y PSOE mayoritariamente) no planteen ninguna medida para endurecer las penas de forma que realmente sean medidas disuasorias. Una personas que roba dinero público, está robando a todos los españoles, está cometiendo más de 40 millones de robos, y dicho delito debería tener una consideración especial dentro de nuestra leyes (sobre todo a la vista del panorama actual).

¿Qué excusa se puede esgrimir para no aplicar este tipo de medidas, salvo que uno mismo tema por su propia situación (cosa que una persona honrada no debería hacer)?

Algo que he escuchado a distintas personas a lo largo de estos años, es que cualquier persona que robe dinero público debería permanecer en la cárcel hasta devolver el último céntimo. Creo que se podría especificar de la siguiente manera: cualquier persona que sea declarada culpable de robar dinero público (de cualquiera de las formas que se puede hacer, malversación, desvío de capitales, fraude fiscal, etc), debería permanecer en la cárcel de manera indefinida hasta devolver todo el dinero robado. A partir de ese momento, debería pagar una multa que suponga un porcentaje (50% por ejemplo) del dinero robado, y cumplir una pena de cárcel por el delito que empezaría a contar en ese instante.

Con las actuales leyes, robar dinero público es algo muy tentador, porque puedes solucionar tu vida y la de tus hijos con el riesgo de estar unos pocos años en la cárcel. Con una medida como la anterior, el riesgo se multiplica y haría que muchas personas se abstuviesen de cometer el delito. Seguirían existiendo delincuentes como en cualquier país del mundo, pero la delincuencia no estaría extendida entre tantos cargos públicos como ahora mismo.

Prisión permanente revisable

₪ EX-Carcel - Interior - B&W ₪
Imagen: Flickr
Con la reforma del código penal pactada entre PP y PSOE se ha abierto una brecha ideológica acerca de la prisión permanente revisable. Los que se autodenominan "de izquierda" se han lanzado a esgrimir discursos en contra de una medida que consideran un retroceso en derechos sociales.

Si me obligaran a definirme dentro de una ideología, cosa que ni me gusta ni me parece justo, diría que soy una persona "de izquierda". Digo que no me parece justo porque la intención de quien pregunta suele ser la de simplificar tus ideas y reducir tu forma de pensar a un concepto fácilmente asimilable y a la vez malinterpretable.

Siendo alguien que se considera de izquierda, creo que las leyes tienen que, por un lado, adaptarse a los tiempos en los que vivimos, en los que entre otras cosas, hay delitos que antes no existían (como los delitos informáticos), y por otro, ser justas. Ser justo no es tratar a todo el mundo de la misma forma, ser justo es tratar a cada cual como se merece.

Supongamos que una persona con un trastorno mental siente inclinación por matar, y se dedica a asesinar a todo el que puede. Es condenado a 30 años de cárcel, y al salir lo primero que hace es volver a matar. O el mismo caso con un pederasta que abusa de niños. Presuponer que la reinserción de una persona en la sociedad depende del tiempo que permanezca en la cárcel, o que cualquier persona puede reinsertarse, es obviar la naturaleza humana y la complejidad de personalidades y caracteres que esta engloba.

Pongamos otro ejemplo; un político corrupto que ha robado decenas de millones de euros de dinero público (dinero de todos nosotros) y es declarado culpable. ¿No debería estar una persona sensata a favor de que dicho político permanezca en la cárcel, al menos, hasta que devuelva todo el dinero? ¿No debería poder permanecer en la cárcel de forma indefinida si no lo hace?

A veces pienso que dejamos que una ideología se interponga ante nuestro sentido común, y acabamos repitiendo frases o mensajes que escuchamos o leemos sin entender de verdad lo que significan. Y en todo este debate ideológico, el PSOE se ha encargado de dejar muy clara su postura en contra de la prisión permanente revisable, punto que, seguramente, no será el más grave de los que se plantean dentro de esa reforma.