viernes, 20 de febrero de 2015

Magalomanía alemana

Nuremberg-Nazi_3067
Imagen: Flickr
Alemania sigue queriendo ejercer de poder supremo en Europa. No es el dinero lo que está en juego, es la supremacía de un modelo, es la credibilidad de un país y de un gobierno que llevan décadas jugando a padres de la Unión Europea. Porque, ¿qué pasaría si Grecia devolviera el dinero prestado aplicando unas políticas distintas a las que impone Alemania? ¿Cómo se justificaría entonces imponer dichas políticas en otros países?

De eso es de lo que se trata. El préstamo que Grecia solicita a la Unión Europea, viene rodeado de condiciones que van mucho más allá cómo se paga esa deuda. Son condiciones acerca del IVA o de las pensiones. Son condiciones que Alemania no puede imponer por la fuerza en Grecia porque de momento es un país soberano, pero que quiere imponer con el chantaje, porque permitir otras formas de hacer economía es un pecado para Merkel.

En España, los títeres del gobierno le siguen el juego a su amo y señor, mostrándose implacables, en su afán por desacreditar al gobierno de Syriza ante el auge de Podemos. Están acabando con la poca credibilidad que le va quedando a la Unión Europea, porque a la vista de las últimas negociaciones, más nos valdría a todos empezar a pensar en desligar nuestra economía y salir cuanto antes de esta trampa, no vaya a ser que mañana a Merkel se le antoje que Mallorca sea territorio alemán.

Viendo el panorama, creo que cuando lleguen las próximas elecciones en Alemania, deberíamos votar todos los europeos. Si van a gobernarnos, al menos que podamos elegirlos.

No hay comentarios: